Recordando a Samuel Clark

fotos

 

Hola Amados:

Me ha dado alegría ver cuánto amor el que han expresado hermanos de diferentes latitudes por Sam y Cari. Les envío lo que escribí cuando recibí la noticia de que había pasado a la presencia del Señor. Yo estaba en un entrenamiento de líderes y me aparté y escribí, y lloré mucho por mi amigo.

SE FUE UN HÉROE DE LA FE

Los héroes muchas veces nos parecen personajes de ciencia ficción, fruto de un pensamiento ficticio y platónico. Lo cierto es que los héroes son personas comunes y corrientes, pero con cualidades muy especiales en su corazón que las hacen ser diferentes. En nuestro mundo actual hay muchos tipos de héroes, gente dotada, con grandes triunfos, con gran influencia; pero los héroes de verdad son aquellos que con Cristo en su corazón llevan a cabo una obra grande: la extensión del reino de Dios.

Yo conozco varios héroes de la fe cristiana, hombres y mujeres que transfieren vida en su diario andar. Hombres y mujeres que han impactado profundamente mi corazón y a los cuales Dios ha usado para moldearme y ministrarme. Hoy uno de los hombres que más ha influido en mi vida en los últimos tres años ha partido para estar en la presencia del Señor. No he podido estar junto a él para darle el último abrazo, pero mi corazón hoy late a ritmo acelerado porque sé que un día le abrazaré en gloria.

Hoy es un día triste para mí, no lo puedo negar. Ya no tendré en mi buzón de entrada correos firmados por Samuel Clark, pero me queda una gran encomienda y un gran legado que supo transferirme: hacer discípulos en Cuba y el mundo. Por tal motivo, hoy ante Dios renuevo mi compromiso de servir con la entrega y la pasión que han servido esos hombres que hoy se siguen sumando a la larga lista de héroes de la fe que encontramos en Hebreos 11. Hoy, ante la partida de mi gran amigo y mentor Samuel Clark renuevo mi compromiso ante Dios y mis amigos de seguir viviendo con humildad para su gloria. Así como Samuel invirtió en mí, así también invertiré mi vida en otros.

Samuel, ya no estás, pero te recuerdo con amor. Ahora estás en gloria, ¡tremenda corona la tuya, amigo! Leeré, leeré y leeré tus escritos y también las notas que tomé de tus conferencias y de nuestras conversaciones. Viviré con esa humildad que te caracterizó y con esa pasión por el discipulado que ardió en tu corazón hasta el día de hoy y que supiste transferir a otros como Cristo te encomendó. En uno de tus correos me dejaste un desafío entre líneas: leer la Biblia una vez por año por 60 años como lo hiciste. Sé que iniciaste tu peregrinaje número 61 por las Sagradas Escrituras, pero tuviste que partir. Imitaré tus disciplinas espirituales. Conoceré más a Dios para darle a conocer. Gracias por ser un Pablo de esta época. Me quedo en esta tierra siendo tu Timoteo y es un gran honor. Gracias por invertir en mí. ¡Gracias, Dios, por usar a este hombre de fe en mi formación! ¡A ti, oh Dios, doy la gloria por darme tan gran oportunidad de coincidir en el tiempo con un Navegante de tanto prestigio! Hoy ha partido un Navegante pero me dio ejemplo para ahora yo navegar por él.

David Legrá Osorio
BARACOA, GUANTÁNAMO, CUBA

 

¡Llegaste a la meta!

Sam, nos demostró de una manera practica como vivir las promesas y los principios de Dios hoy en día. Gloria a Dios por la vida de Sam y toda la familia Clark. Han sido y seguirán siendo una inspiración en la vida de muchos que tuvimos el privilegio de recibir una enseñanza de este fiel guerrero.

Amigo llegaste a la meta! Nosotros seguiremos en la carrera manteniendo nuestros ojos en Él, para cuando llegue el momento volveremos a saludarte en el cielo con tu amable sonrisa.

Hebreos 12:1-3

Miguel Rico
Tijuana B.C.

 

Lamento este suceso. Fueron de grande bendición sus escritos. “Las marcas de un discípulo” han sido de grande bendición para mí y para nuestra congregación.

Dios lo tiene en su gloria.

Noé Gustavo Lima

Hola Sam…
No cualquiera tiene la bendición de escoger a su padre espiritual, y Dios me dió la dicha de elegirte a ti Sam hermoso. Gracias por haberme aceptado como tu hija, de llenarme de la luz del Señor a través de tus enseñanzas.
 
Me siento muy bendecida y honrada por el hombre virtuoso que fuiste, un pastor ungido, un hombre de fe, excelente esposo, excelente padre, y amigo. El cielo está de fiesta por haberte recibido y lo más hermoso es que ya puedes disfrutar de la morada celestial junto a nuestro amado Dios.

¡¡¡Estarás, Sam, por siempre en mi corazón!!!

Ivonne Cárdenas

 

Es sin duda una bendición de Dios y muestra de misericordia y amor divinos, toda la obra, todas las palabras, todos los testimonios, todas las cartas, todo el interés, todo el ejemplo, todos los consejos, todas las explicaciones, todos los viajes que Samuel y Cari nos han dado. Sin duda, la calidez, la sabiduría, la sensibilidad de Sam, unida a la tuya Cari son un regalo, un ejemplo y un privilegio para la vida de todos los que hemos tenido el honor, el gozo y la alegría de verlos, conocerlos, convivir con Ustedes y además, aprovechar sus enseñanzas para acercarnos y vivir mejor el compromiso de ser seguidores de Jesucristo único salvador y Señor.

Con toda seguridad, Cari y Samuel han sembrado tanto tanto con sus talentos y su amor y entrega a Dios, en todos nosotros, que lo mejor que podemos hacer es DAR GRACIAS A DIOS POR TENER EN NUESTRAS HISTORIAS DE VIDA A SAMUEL Y CARI CLARK.

Con amor, gozo y enorme admiración y respeto. Te mando un abrazo enorme y un GRACIAS MILES DE GRACIAS. AMÉN

Victor Federico Hemmer

 

“Nuestro amado SAM”

Con un profundo dolor en nuestras almas le escribimos esto. No encontramos las  palabras adecuadas para expresarlo. Solo queremos dar gracias a Dios porque cumplió fielmente el Plan de Dios en su vida y ahora recibe su recompensa… “estar contemplando la hermosura de Su Rostro”

Damos gracias a Dios que un día hace poco más de 9 años y por medio del Dr. julio Castillo, Dios puso a SAM Y CARI en nuestro camino, en el momento indicado y cuando más necesitábamos de alguien que nos ayudara espiritualmente. Y desde el primer momento ustedes nos dieron tanto y tanto amor, como si nos conociéramos de años.

Gracias por todas las oraciones que hizo por nosotros y nuestros hijos, nietos y fam. Gracias por todo el valioso tiempo que nos dedicó, por todos esos estudios personales que hicimos. Siempre fue de mucha enseñanza escuchar cada palabra que salía de su boca, cada anécdota que siempre tenía para compartir tan llena de sabiduría. Gracias por ese sentido del humor. Gracias por ser un gran ejemplo de amigo, padre, esposo y abuelo, pero sobretodo como un “GRAN Y FIEL SIERVO DE DIOS”. Gracias por enseñarnos a conducirnos por el único Camino que nos lleva a la Luz.

Para nosotros es un gran regalo de Dios haberlos conocido a Usted y Cari y a su linda familia. Gracias por formar parte de nuestras vidas.

El único consuelo que tenemos es, que algún día nos volveremos a encontrar gracias a la promesa en la cual hemos creído. Amado SAM, tenga la certeza que portaremos y multiplicaremos humildemente las armas que nos dejó para la batalla en Cristo. Honraremos con mucho orgullo y dignidad su memoria. “Por siempre vivirá en nuestro corazón”

Amada Cari e hijos, siempre pueden contar con nosotros.

Fam. Ortiz Guzmán:
Gabriel y Vero
Leirbag, Konnery y Fer
Iker y Bryden
San Luis Potosí, México

 

Querida familia Clark:  Yo he visto de 2 a 3 veces en  mi vida a los Clark, Sam y Cari, y sentí por ellos lo que se siente por un hermano en Cristo, un gran cariño, gratitud por su enseñanza por medio de sus hermosísimas y útiles cartas, puesto que por cristianos como ellos nosotros los que vivimos alguna vez en el error de otra religion, pudimos conocer el evangelio que transformó nuestras vidas; y que algún día, como hoy Samuel, estaremos todos juntos aquéllos que hemos creído en Jesucristo, con Él gozándonos en Su gran amor.
Gracias a Dios por sus vidas.

Con un profundo agradecimiento por las vidas que han sido tocadas aquí y allá por su amor y entrega al servicio de nuestro Padre Dios.

Susana Velasco de Carrillo

 

Querido Abuelo, sentimos un enorme vacío en nuestro corazón al pensar que ya no estarás entre nosotros, pero a la vez estamos muy contentos porque sabemos que estás en la presencia de Dios Nuestro Señor iluminando nuestros caminos como siempre lo hiciste en vida.

Las lecciones que nos dejaste mientras viviste son tan valiosas como la gran amistad y el amor que siempre te preocupaste en brindarnos. Fuiste una persona ejemplar, un amigo único e irremplazable. Gracias por tu amor, tu paciencia. Gracias por tu ánimo. Gracias por orar por mí y por mi familia durante tantos años. Gracias porque siempre tuviste las palabras sabias para corregirme y guiarme por el bien sin juzgarme, siempre con el amor de Cristo por delante.

Abuelo, fuiste un gran ejemplo de vida y te recordaremos con mucho cariño, esperando en Dios que nos volvamos a encontrar y seguir cultivando nuestra amistad, y esta vez para siempre! 

Abuelo, Gracias Totales!

Con Amor: Alex; Miriam; Alex Jr y Pao Contreras . SLP 

 

La vida de Samuel Clark es como esos buenos libros que te dejan un buen mensaje, te inspiran a ser mejor, te reta a dar lo mejor de ti. Samuel fue una persona que siempre estaba preocupada por agradar al Creador. Se sentía el Espíritu Santo en su amor, sabiduría, en sus palabras y en sus hechos. Siempre por delante un versículo Bíblico cuando hablaba. Tengo sentimientos encontrados, tristeza por su ausencia y alegría porque el Todo Poderoso lo puso en mi camino. Definitivamente fue un instrumento en las manos del Señor. Cari e hijos, deben sentirse plenos y orgullosos del esposo y padre que tuvieron. Amado Padre, bendito sea tu Nombre por haber traído a este mundo a Samuel, una persona que dejó huella en todos nosotros. Abrazos.

Pedro Luis López Gallo.

 

Doy gracias a Dios por la vida de Samuel.  Fue un siervo fiel, con un impacto enorme en la obra del Reino en América Latina. Llevó a muchos a Cristo; pero no solo eso, sino que los discipuló. Los encaminó hacia la madurez espiritual usando el modelo bíblico de la multiplicación de los discípulos quienes discipulan a otros.  En lo personal me insipiró a leer las Escrituras diariamente y a terminar de leer toda la Biblia en un año.  Lo he hecho desde entonces.  Sé que su partida deja una dolencia clara pues experimenté una pérdida similar exactamente hace cuatro meses cuando mi padre se fue a estar con el Señor Jesucristo el 27 de noviembre. Pero confío en que la labor de nuestro Señor continuará y que la Gran Comisión se logrará.

Cari, un abrazo muy fuerte a ti y a tus hijos. Me gustaría poder estar con ustedes el sábado, pero no podré viajar desde Indiana a tiempo. Rom. 1:8

Con amor en Cristo,

Sergio Salés Jr.

 

Mi querido Samuel,

Ojalá existiera un diccionario o un libro de sinónimos de donde pueda escoger palabras que expresen lo que tu persona y la de Cari significaron no solo en mi vida, sino en la de mi familia.

A pesar de la tristeza que produce el ya no tenerte con nosotros, le doy gracias a Dios por el tiempo que sí te tuvimos y donde batallaste por sembrar la palabra de vida, por ser un obrero aprobado, por correr la carrera y alcanzar el más grande premio… LA VIDA ETERNA.

Hoy, como venezolano, recuerdo que hace más de 23 años Samuel y Cari caminaron por mi Venezuela querida, sembraron semilla, cuidaron viñas que otros habían sembrado, dejando obreros listos para trabajar  y sembrar en otras tierras. Gracias querido Samuel.

Mi hijo mayor, Carlos Daniel, cuando oye hablar de Samuel, siempre lo llamaba “El inmortal”. Porque en sus 24 años siempre ha escuchado de “este hombre de Dios”, que cuando él era de apenas 6 meses de nacido, Samuel sostuvo en sus brazos. Para mi hijo, Samuel parecía que siempre iba a estar con nosotros. Sé por la promesa de Dios, que mi hijo no está lejos de la realidad al llamar cariñosamente a Samuel así. Dice la palabra en Juan 11:25  Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi aunque muera, vivirá..”  Es por eso sé que mi familia y yo sabemos que esto no es más que un hasta luego, que esta tristeza se convertirá en canto…

Hasta luego querido Samuel…. Un día te veremos y no habrá mas despedidas.

Argenis, Elsa, Carlos y Victor (Familia Colina – Venezuela)

 

Muy amado Samuel: padre, pastor, hermano, amigo, ejemplo de santidad y servicio incondicional a Dios y a nosotros, a llegado el momento de ver a Cristo cara a cara,  para esto viviste cada día de tu preciosa vida, amando a Dios y a los hermanos, llevando la palabra hasta el ultimo rincón, sin importarte el costo consolando al que sufre, encontrando a la oveja perdida, dando luz en las tinieblas de este mundo caído, siendo esa voz en el desierto … 

¡¡¡Qué gran ejemplo a seguir!!! Qué comprometido con Dios y con nosotros viviste… ¡Cuán enorme impacto dejas en mi vida! Cuántas oraciones por mí, por mis hijos y hermanos, cuántas palabras sabias de Dios a través de ustedes, cuántos abrazos a mi alma cuando andaba en valle de sombras de muerte, cuán precioso aliento de vida en los peores momentos de prueba, diste tu preciosa vida por nosotros los hermanos… 

Quisiera llorar por la tremenda pérdida, por no escucharte más audiblemente, por no sentir más tu mano amiga levantándome, pero mejor me alegro grandemente por ti sabiendo que estás con tu amado Señor Dios y Salvador, en el mayor gozo que puede existir, estás siendo lleno de coronas y galardones, y allá estarás intercediendo delante del trono por tu amada Cari, preciosa compañera fiel y ayuda idónea, por tus amados hijos, nietos, bisnieta, y por todos nosotros a los que nos amas y diste tu vida para cambiar las nuestras para bien y lo lograste. 

Bendigo a Dios con todo mi ser por tu preciosa vida y por la enorme bendición de haberte puesto en nuestro camino…

De Nely Velasco. 

 

Para todos los Clark: ¡los amamos!

Los pensamos a cada uno… David, gracias por darnos tu espacio en tu casa cuando necesitamos, para que toda nuestra familia se hospedara allí, y compartiéramos con tus papás, ¡gracias! Samuel Jr, los quiero enormemente por lo que son cada uno, tal cual, pues eres único! Cari, gratitud total y nuestras oraciones por tu bienestar. Ana Laura y Daniel los conocimos por los preciosos comentarios de tus papás. Gracias a todos porque Uds. también hacían posible mucho de lo que Samuel nos dio, ¡Gracias!

Todos nuestros afectos para tan amada familia nuestra casa en Colombia, su casa siempre. El deseo total de volverlos a ver en la simplicidad de la vida diaria esa simplicidad que mostró personas de carne y hueso y el gran testimonio del Espíritu Santo en sus vidas. Gracias por la amistad preciosa de Uds. también. Me gozo en la Esperanza de la Vida Eterna por la obra de Jesús en la cruz y felices por Samuel y su galardón, un gran soldado.

Yo David, te doy gracias por reafirmarme en el camino del Cristo en uno de tus viajes. Te considero padre espiritual a ti y a Camila mi bella esposa. Gracias por ser tan buenos abuelos con ella y buen recuerdo en la vida de nuestros pequeños.

Rogamos a Dios porque  el amor nos inunde ahora a nosotros y a nuestra familia para trabajar por el Reino de Dios.

Nuestros respetos por toda la obra realizada.

David, Camila y nuestros hijos Samuel y Mateo Miranda Samudio.

Bogotá, Colombia.

 

El día de hoy falleció mi abuelo espiritual, Samuel Clark. El hombre ha sido para mi un referente de lo que significa ser un cristiano maduro, fiel y un hombre honorable. Una vida entregada para servir a Dios en México en ese largo viaje de 60 años como creyente.

Recordaré con mucho cariño a ese alegre y sabio ranchero tejano que tuvo una especial relación con mi familia. De hecho el co-ofició la boda de mis padres. Dejó una marca importante en la fe y vida de mi familia, y no sólo la de mi familia, sino la de centenares de personas en México y América Latina a las que su discipulado impactó de manera directa o indirecta. Prueba de ello es la cantidad de personas que lo visitaron en sus últimos días “la gente aquí en el hospital me pregunta por qué tantas personas vienen a pasar la noche en vela o cuidarme durante el día, y nuestra respuesta es porque nos aman en Cristo. Los hemos servido a ellos y ahora nos están sirviendo a nosotros…. “Este hombre me ayudó; es mi padre espiritual, o mi abuelo espiritual, y ahora le debemos nuestra ayuda.” Es una imagen hermosa de la vida fructífera que he añorado experimentar…Toda la Gloria sea para Dios.”

Recuerdo que cuando vi la última película de las Crónicas de Narnia, lloré desconsoladamente cuando Reepicheep, el valiente ratón espadachín le pedía a Aslan hacer ese viaje sin retorno a Su reino, después de una vida de batallas y valentía. Admito que la película no era lo máximo, pero la escena (o mas bien, el significado real de ella) me tocó una fibra que me dejó sollozando inexplicablemente solo en la sala varios minutos después de los créditos finales.

De manera similar hoy ando llorando esporádicamente cuando pienso en la partida de Sam, pero debo aclarar que no es tanto por la tristeza de su muerte, sino porque me conmueve la fidelidad de su vida. Él es posiblemente la primera persona que conozco de primera mano que vivió una vida entregada para Cristo hasta el final, y nos animó, literalmente hasta el último día en su carta de despedida, a hacer lo mismo: “llega el momento en la vida de todo soldado viejo en el que tiene que bajar las armas, no en derrota, sino para depositar todo lo que sabe acerca de Él en las vidas de discípulos que puedan enseñar a otros.”

Me imagino que hoy los Cielos suenan trompetas especiales para honrar la llegada de un valiente soldado, un siervo bueno y fiel, un amigo del camino, un gran gran hombre, y un ejemplo para todos los que recibimos el privilegio de conocerlo y ser parte de su legado. Me imagino que en medio de ese recibimiento él podría gritar, como lo hizo el apóstol Pablo, y como espero hacerlo algún día: “¡He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe! Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su regreso.”

Hasta pronto, amigo, y gracias.

Luiz Canedo

 

De verdad siento que me faltan las palabras para poder expresar nuestro agradecimiento a los Clark. Somos una familia con muchísimos altibajos a quienes los Clark amorosamente tomaron bajo el resguardo de sus oraciones y sus cuidados, siempre confiando en nosotros y llevando la palabra de Cristo a nuestro hogar. 

Dios nos hacía crecer a través de ellos con cada estudio, aunque a veces pareciera que no caminábamos nada y los Clark siempre pacientes.

Tuvimos la gran dicha de compartir tiempo con Sam durante su convalescencia, donde él seguía enriqueciendo nuestras vidas, y no se fue sino hasta haber sembrado una buena semilla  en nuestra hija, quien le amó y le cuidó con esmero. Ahora ella quiere aceptar a Cristo en su corazón y en su vida.

Nos sentimos huérfanos de padre, porque eso es lo que fue para nuestra familia, un padre lleno de amor (yo quería que me discipulara Sam y que Cari discipulara a mi esposo jajaja porque Sam era mas amoroso).

Sabemos que no hay nada que se compare con estar en la gracia de Dios, y lo que él ahora vive  nos da una gran dicha y esperanza de lo que podremos vivir al final de nuestra carrera. ¡¡BRAVO SAM!! 

Lo lograste, llegaste a la meta, peleaste la buena batalla y nos dejas tus enseñanzas y el gran ejemplo de tu vida llena de humildad,  AMOR y trabajo. 

Una vez dijo el Tío Julio: cuando muera voy a decir cara a cara a Cristo, “¡todo lo que dijste fue verdad!”. Y ahora mi querido Sam tu lo constatas.

hasta siempre querido papito

Con Todo el respeto que merecen Cari y sus hijos, a quien presentamos nuestras condolencias y felicitaciones.

Chuchín, Tere e hijos.

 

Con todo respeto para mis navegantes y pescadores de Alma, Samuel Clark y Cari:

Es mi “San Sam, el hombre que Dios me envió para salvar mi alma”. A él me debo mi encuentro y entrega a Dios, sierva para los demás con humildad. Con él conocí el amor a Dios, La Paz, la tolerancia y el respeto a mi prójimo y sobre todo a mi familia.

Gracias a Dios
Gracias a Cari y Sam
Gracias a Ustedes

Y humildemente elevo mis oraciones a Dios para que lo tenga en su Gloria. Yo me encomiendo a Dios y a él para seguir en el sendero de Dios y algún día estar también a su lado. Dios me lo recompense.

Sam, gracias de corazón, gracias por sus enseñanzas y por haberme levantado en un momento de desesperación. No olvido sus también testimonios cuando un día Dios tocó su corazón, al verlo yo ahí en el piso y escuchándole, parecía que los Apóstoles o Dios mismo estaría hablándome.

Aún y me siento consternada, creo que Dios nos lo llamó para descansar y gozar de su Gloria y segura estoy que desde donde esté nos seguirá iluminando con su amor y enseñanza. Yo solo cerraré mis ojos, para recordarlo siempre.

Cari, un fuerte abrazo y un beso, con gran cariño,

Macarena, Arely y Alain

 

Querido amigo Samuel Clark,

Eres “la” inspiración que tenemos de aquello que “guarda el buen depósito” que a nosotros Dios nos lo ha confiado (1Tm 6:20 y 2Tm 1:11-14). Muchísimas gracias por tu servicio y ejemplo de vida. Dios os bendiga más y más, amada pareja.

Un muy fuerte y grato abrazo desde Lisboa,

Luísa, Júlia, Alessandra y Márcio Gomes da Silva

 

Muy querido Samuel, Dios te escogió y te llevo por la vida acompañado de una gran mujer, hermosa familia y amigos que aprendimos a conocerte a través de tus palabras, tus cartas y profundas reflexiones sobre el amor en Cristo.

 
Aún ahora, en tu despedida, encontramos abundante amor en tu corazón, calidez y humildad al compartirnos tu legado.
 
Amado amigo, nuestro corazón está triste, pero al mismo tiempo lleno de gozo sabiendo que ahora estás disfrutando de la presencia de nuestro Padre y Salvador Señor Jesucristo.
 

Querido amigo siempre estarás en nuestro corazón, te vamos a extrañar…

Con amor…

Joel y Pilar Camarena
Navegantes, Aguascalientes, México

 

A esta edad la muerte es algo que no ronda. Sorprende que a veces parten primero los jóvenes (como el caso de mi hija que a sus 42, y apenas hace 3 años) partió a la presencia del Señor.

Por ellos puedo entretener en toda su profundidad el hecho de que para mi “el vivir es Cristo y el morir ganancia”. Mientras aquí estamos procuraremos seguir sirviendo, y haré oración por la familia y amigos de Samuel Clark.

Lic. Lilia Cisneros (México, abogada y escritora)

 

Familia Clark,
Perdí ya a mis padres y sé por donde deben estar pasando. Los quiero, respeto y admiro.

Un abrazo bien fuerte, 

Oscar Maldonado

Samuel: Un hombre que Dios le dio un corazón mexicano que sirvió por años a este pueblo. Muchos somos de alguna manera obra suya. Lo conocí en muchos aspectos y facetas y en cada una de ellas me dejo un gran aprendizaje a lado de su hermosa esposa y por medio también de sus hijos. “Su mejor obra”. Una familia que el formo con grandes aciertos y muchas lindas historias.

Oírle cantar era un deleite mas lo era aun más oír su mensaje de la palabra y sus palabras de aliento. Hoy un sirvo de Dios llega delante de Él para verle cara a cara. Seguro está enormemente feliz de ver su mayor anhelo y verse cumplido. Gracias a él muchos podremos vivir eso algún día cuando nos toque partir.

Ve con Dios querido viejo que pronto de alguna forma estaremos juntos de nuevo.

Familia Maldonado Carrillo. Olí, Daniel, Rodrigo y Oscar

 

Tuvimos con mi esposo y mi hija la fortuna de conocer a Samuel personalmente, acompañado de su amada esposa Cari, Compartió con nosotros bellos momentos llenos de sabiduría de la Palabra de Dios tanto en Colombia como en Canada. Dejó una huella indeleble en nuestras vidas y nunca escatimo tiempo para discutir las Escrituras.
Anima el saber que es un hasta pronto y no un adios permanente.
Con profundo afecto,
Mauricio, Angela Maria Y Camila

 

Samuel y Carie están tan íntimamente ligados a la obra en Colombia que todos los que conocimos a Samuel y los que lo conocieron por sus cartas, lo consideramos nuestro abuelo Espiritual. Sus multiples visitas a nuestro país y a nuestra casa, sus muchas enseñanzas y las inolvidables cartas de Amigos del Camino y Fundamentos para la Familia Cristiana nos moldearon. Su sencillez y humildad y al mismo tiempo su sabiduría nos hicieron amar su enseñanza y su corrección. Su ejemplo de entrega y pasión por el evangelio me han inspirado y me confrontan permanentemente. Gracias Samuel por seguir enseñándome aun después de tu partida, por dejarnos un legado y mostrarnos un camino mejor. Carie te amamos y te acompañamos con el corazón.

Alberto y Beatriz Ferrer. Navegantes Colombia

 

Mis mas sentidas condolencias a toda la familia del hermano. DIOS lo llevo a gozar de las promesas que nos ha dado. “Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos” Salmos 116:15. Para mi fue de mucha bendición sus enseñanzas de Discipulado y todo el material que ha compartido en la pagina, que DIOS levante como él hombres que le amen y sigan enseñando los principios de discipulado para las futuras generaciones.

Su servidor, amigo y hermano en CRISTO.

Andres O. Estrada Aguirre
Pastor Bautista
Sullana, Perú

El descanso del alma de nuestro hermano Samuel Clark es lamentable y lo despedimos con gozo porque peleó la buena batalla de la fe y ahora recibirá la corona de justicia que le ha sido reservada. Gracias Señor por las bendiciones recibidas mediante el servicio de tu siervo al Reino.

José Francisco Castro Canto
Dirección de Formación Cristiana IVM

 

Samuel Clark ha sido un ejemplo para mí durante la mayoría de mi vida cristiana. Me ha dado tantos consejos valiosos que no los puedo contar. Ha sido un amigo y un maestro para muchos. Y ellos, a la vez, se han multiplicado según 2 Timoteo 2:2. Samuel tuvo un don especial para expresarse a través de papel y pluma. Sus escritos seguirán edificando a incontables personas. Me impactó que aun en su muerte, nos dio un ejemplo invaluable. Dio toda la gloria a Dios.

D. Sherman

Doy gracias por Samuel Clark. Aprecio el amor en Cristo que mostraba a los demás. Su cuidadosa enseñanza de la Biblia nos recordaba que podemos confiar en Dios y que en su Palabra encontramos las respuestas. Su amor por su querida esposa Cari fue un gran ejemplo. ¡Gracias a Dios por este siervo de Dios! Que el Señor fortalezca a Cari y a la familia.

J. Sherman

fotos