Apuntes – ¿Errores en Crónicas?