Concordancia_06

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

bondad

Tob (99/538)
(Génesis 50:20) 20 Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo encaminó para bien, para hacer lo que vemos hoy: mantener con vida a un pueblo numeroso.
(Éxodo 18:9) 9 Se alegró Jetro de todo el bien que Yahveh había hecho a Israel, librándole de la mano de los egipcios.
(Deuteronomio 1:25) 25 Tomaron en sus manos muestras del fruto de la tierra y nos las trajeron. También nos dieron informes diciendo: “La tierra que Yahveh nuestro Dios nos da es buena.’
(Deuteronomio 6:24) 24 Y Yahveh nos mandó que pusiéramos por obra todas estas leyes y que temiésemos a Yahveh nuestro Dios, para que nos fuera bien todos los días y para conservarnos la vida, como en el día de hoy.
(Deuteronomio 10:13) 13 y que guardes los mandamientos de Yahveh y sus estatutos que yo te prescribo hoy, para tu bien.
(Deuteronomio 26:11) 11 Entonces te regocijarás, tú con el levita y el forastero que esté en medio de ti, por todo el bien que Yahveh tu Dios te haya dado a ti y a tu casa.
(Deuteronomio 28:12) 12 Te abrirá Yahveh su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos.
(Deuteronomio 30:9) 9 Yahveh tu Dios hará que sobreabundes en toda la obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu ganado y en el fruto de tu tierra. Pues Yahveh volverá a gozarse en ti para bien, así como se gozó en tus padres,
(Deuteronomio 30:15) 15 “Mira, pues, yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal,
(Josué 21:45) 45 No falló ninguna palabra de todas las buenas promesas que Yahveh había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió.
(1 de Samuel 3:18) 18 Samuel se lo contó todo sin encubrirle nada. Entonces él dijo: – ¡El es Yahveh! Que haga lo que le parezca bien.
(2 de Samuel 7:28) 28 Ahora pues, oh Señor Yahveh, tú eres Dios, y tus palabras son verdad, y has prometido este bien a tu siervo.
(2 de Samuel 10:12) 12 Esfuérzate, y luchemos valientemente por nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Dios; y que Yahveh haga lo que le parezca bien.”
(1 de los Reyes 8:66) 66 Al octavo día despidió al pueblo. Ellos bendijeron al rey y se fueron a sus moradas, alegres y con el corazón gozoso por toda la bondad que Yahveh había hecho a su siervo David y a su pueblo Israel.
(1 de Crónicas 16:34) 34 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno ; porque para siempre es su misericordia!
(1 de Crónicas 17:26) 26 Ahora pues, oh Yahveh, tú eres Dios, y has prometido este bien a tu siervo.
(2 de Crónicas 5:13) 13 cuando los que tocaban las trompetas y los que cantaban hicieron oír su voz al unísono alabando y dando gracias a Yahveh; cuando elevaron la voz junto con las trompetas, los címbalos y otros instrumentos de música; y cuando alababan a Yahveh diciendo: “Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia”, entonces la casa se llenó con una nube, la casa de Yahveh.
(2 de Crónicas 6:41) 41 Y ahora, levántate, oh Yahveh Dios; ven al lugar de tu reposo, tú y el arca de tu poder. Tus sacerdotes, oh Yahveh Dios, sean revestidos de salvación, y tus fieles regocíjense en el bien.
(2 de Crónicas 7:3) 3 Todos los hijos de Israel vieron descender el fuego y la gloria de Yahveh sobre el templo, y se postraron con el rostro en tierra sobre el pavimento. Y adoraron y dieron gracias a Yahveh diciendo: “Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.”
(2 de Crónicas 7:10) 10 El día 23 del mes séptimo, envió al pueblo a sus moradas, alegres y con el corazón gozoso por la bondad que Yahveh había hecho a David, a Salomón y a su pueblo Israel.
(2 de Crónicas 30:18) 18 La mayoría de la gente, muchos de Efraín, de Manasés, de Isacar y de Zabulón, no se había purificado; pero comieron la víctima de la Pascua, aunque no de acuerdo con lo prescrito. Pero Ezequías oró por ellos diciendo: “Yahveh, que es bueno, perdone a todo aquel que ha preparado su corazón para buscar a Dios,
(Esdras 3:11) 11 Cantaban alabando y dando gracias a Yahveh. Y decían: “¡Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel!” Todo el pueblo gritaba con gran júbilo, alabando a Yahveh, porque eran colocados los cimientos de la casa de Yahveh.
(Esdras 7:9) 9 El primer día del mes primero había iniciado el viaje de retorno de Babilonia, y el primer día del mes quinto llegó a Jerusalén, pues la bondadosa mano de su Dios estaba con él.
(Esdras 8:18) 18 Puesto que la bondadosa mano de nuestro Dios estaba con nosotros, ellos nos trajeron un hombre entendido de los descendientes de Majli hijo de Leví, hijo de Israel, es decir, a Serebías, que con sus hijos y sus hermanos eran 18 personas.
(Esdras 8:22) 22 Pues tuve vergüenza de pedir al rey una tropa de soldados y jinetes que nos defendiesen del enemigo en el camino, porque habíamos hablado al rey diciendo: “La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan, pero su poder y su furor están sobre todos los que le abandonan.”
(Nehemías 2:18) 18 Les declaré cómo la mano de mi Dios estaba conmigo para bien, y también las palabras que el rey me había dicho. Y ellos dijeron: -¡Levantémonos y edifiquemos! Entonces esforzaron sus manos para bien.
(Nehemías 9:13) 13 “Descendiste sobre el monte Sinaí y les hablaste desde el cielo. Les diste decretos rectos, instrucciones fieles, leyes y mandamientos buenos.
(Nehemías 9:20) 20 Diste tu buen Espíritu para enseñarles. No retiraste de su boca tu maná, y les diste agua para su sed.
(Job 2:10) 10 Pero él le respondió: –¡Has hablado como hablaría cualquiera de las mujeres insensatas! Recibimos el bien de parte de Dios, ¿y no recibiremos también el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios.
(Salmos 16:2) 2 Oh alma mía, dijiste a Yahveh: “¡Tú eres el Señor! Para mí no hay bien aparte de ti.
(Salmos 21:3) 3 Le has salido al encuentro con las mejores bendiciones; corona de oro fino has puesto sobre su cabeza.
(Salmos 25:8) 8 Bueno y recto es Yahveh; por eso él enseñará a los pecadores el camino.
(Salmos 34:8) 8 Probad y ved que Yahveh es bueno. ¡Bienaventurado el hombre que se refugia en él!
(Salmos 54:6) 6 Te ofreceré sacrificios voluntarios. Daré gracias a tu nombre, oh Yahveh, porque es bueno;
(Salmos 63:3) 3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán.
(Salmos 65:11) 11 Coronas el año con tus bondades, y tus recorridos fluyen abundancia.
(Salmos 69:16) 16 Escúchame, oh Yahveh, porque buena es tu misericordia. Mírame conforme a tu inmensa compasión.
(Salmos 68:10) 10 Tu rebaño ha habitado en ella. Por tu bondad, oh Dios, has provisto para el pobre.
(Salmos 73:1) 1 ¡Ciertamente bueno es Dios para con Israel, para con los limpios de corazón!
(Salmos 84:11) 11 Porque sol y escudo es Yahveh Dios; gracia y gloria dará Yahveh. No privará del bien a los que andan en integridad.
(Salmos 85:12) 12 Asimismo, Yahveh dará el bien, y nuestra tierra dará su fruto.
(Salmos 86:5) 5 porque tú, oh Señor, eres bueno y perdonador, grande en misericordia para con los que te invocan.
(Salmos 100:5) 5 porque Yahveh es bueno. Para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones.
(Salmos 103:5) 5 el que sacia con bien tus anhelos, de modo que te rejuvenezcas como el águila.
(Salmos 104:28) 28 Tú les das, y ellos recogen; abres tu mano, y se sacian del bien.
(Salmos 106:1) 1 ¡Aleluya! ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno ; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 107:1) 1 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 107:9) 9 Porque él sacia al alma sedienta y llena de bien al alma hambrienta.
(Salmos 109:21) 21 Pero tú, oh Yahveh el Señor, favoréceme, por amor de tu nombre; líbrame, porque buena es tu misericordia.
(Salmos 118:1) 1 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 118:29) 29 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 119:39) 39 Aparta de mí el oprobio que me aterra, porque buenos son tus juicios.
(Salmos 119:65) 65 Has hecho bien a tu siervo, oh Yahveh, conforme a tu palabra.
(Salmos 119:68) 68 Tú eres bueno y bienhechor; enséñame tus leyes.
(Salmos 119:122) 122 Sé fiador de tu siervo para bien; no me hagan violencia los orgullosos.
(Salmos 125:4) 4 Haz bien, oh Yahveh, a los buenos, a los que son rectos de corazón.
(Salmos 135:3) 3 Alabad a Yahveh, porque Yahveh es bueno; cantad salmos a su nombre, porque es agradable.
(Salmos 136:1) 1 Alabad a Yahveh, porque es bueno: ¡Porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 143:10) 10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen Espíritu me guíe a tierra de rectitud.
(Salmos 145:9) 9 Bueno es Yahveh para con todos, y su misericordia está en todas sus obras.
(Jeremías 24:6) 6 Pondré mis ojos sobre ellos, para bien, y les haré volver a esta tierra. Los edificaré y no los destruiré; los plantaré y no los arrancaré.
(Jeremías 29:10) 10 Porque así ha dicho Yahveh: “Cuando según mi dicho se cumplan setenta años para Babilonia, os visitaré con mi favor y os cumpliré mi buena promesa de haceros regresar a este lugar.
(Jeremías 29:32) 32 por eso así ha dicho Yahveh: He aquí que yo castigaré a Semaías de Nejelam y a su descendencia. No tendrá un solo hombre que habite en medio de este pueblo, ni verá el bien que haré a mi pueblo, dice Yahveh, porque ha incitado a la rebelión contra Yahveh.'”
(Jeremías 32:39) 39 Les daré un solo corazón y un solo camino, a fin de que me teman perpetuamente, para su propio bien y para el bien de sus hijos después de ellos.
(Jeremías 32:42) 42 Porque así ha dicho Yahveh: “Así como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que hablo acerca de ellos.
(Jeremías 33:9) 9 Y esta ciudad me será motivo de regocijo, de alabanza y de gloria para todas las naciones de la tierra que oirán de todo el bien que yo les haré. Temerán y se estremecerán por todo el bien y por toda la paz que yo les haré.”
(Jeremías 33:11) 11 todavía se ha de escuchar la voz del gozo y la voz de la alegría, la voz del novio y la voz de la novia, la voz de los que al traer sacrificios de acción de gracias a la casa de Yahveh, digan: “Alabad a Yahveh de los Ejércitos, porque Yahveh es bueno; porque para siempre es su misericordia.’ Porque restauraré de su cautividad a la tierra, como al principio”, ha dicho Yahveh.
(Jeremías 33:14) 14 “He aquí vienen días, dice Yahveh, en que yo cumpliré la buena promesa que he hecho a la casa de Israel y a la casa de Judá.
(Lamentaciones 3:25) 25 Bueno es Yahveh para los que en él esperan, para el alma que le busca.
(Nahum 1:7) 7 ¡Bueno es Yahveh! Es una fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en él se refugian.

Tub (13/32)
(Éxodo 33:19) 19 Y le respondió: –Yo haré pasar toda mi bondad delante de ti y proclamaré delante de ti el nombre de Yahveh. Tendré misericordia del que tendré misericordia y me compadeceré del que me compadeceré.
(Nehemías 9:25) 25 Tomaron ciudades fortificadas y una tierra fértil. Heredaron casas llenas de todo bien, cisternas cavadas, viñas, olivares y muchísimos árboles de fruto comestible. Comieron y se saciaron; engordaron y se deleitaron en tu gran bondad.
(Nehemías 9:35) 35 Ellos, en su reino, en la abundancia que les diste y en la tierra extensa y fértil que entregaste ante ellos, no te sirvieron ni se volvieron de sus malas obras.
(Salmos 25:7) 7 No te acuerdes de los pecados de mi juventud ni de mis rebeliones. Conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Yahveh.
(Salmos 27:13) 13 ¡Oh, si yo no creyese que he de ver la bondad de Yahveh en la tierra de los vivientes!
(Salmos 31:19) 19 ¡Cuán grande es la bondad que has guardado para los que te temen, que has obrado para los que en ti se refugian contra los hijos del hombre.
(Salmos 65:4) 4 Bienaventurado el hombre que tú escoges y haces que se acerque a ti, para que habite en tus atrios. Seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo.
(Salmos 145:7) 7 Manifestarán el recuerdo de tu inmensa bondad y cantarán tu justicia.
(Isaías 63:7) 7 Las misericordias de Yahveh recordaré, y las alabanzas de Yahveh, conforme a todo lo que Yahveh nos ha recompensado, y a su gran bondad para con la casa de Israel. El nos ha recompensado según su misericordia y su gran compasión.
(Jeremías 31:12) 12 Vendrán y darán alabanza en la cumbre de Sion. Correrán hacia la bondad de Yahveh: al grano, al vino nuevo, al aceite y a las crías de las ovejas y de las vacas. Su vida será como huerto de riego; nunca más volverán a languidecer.
(Jeremías 31:14) 14 Colmaré de abundancia el alma del sacerdote, y mi pueblo se saciará de mi bondad”, dice Yahveh.
(Oseas 3:5) 5 Después volverán los hijos de Israel y buscarán a Yahveh su Dios y a David, su rey. Temblando acudirán a Yahveh y a su bondad en los días postreros.
(Zacarías 9:17) 17 ¡Cuánta es su bondad, y cuánta su hermosura! El trigo hará florecer a los jóvenes, y el vino nuevo a las j óvenes.

Naim (3/13)
(Salmos 16:6) 6 Los linderos me han tocado en lugar placentero; es hermosa la heredad que me ha tocado.
(Salmos 16:11) 11 Me mostrarás la senda de la vida. En tu presencia hay plenitud de gozo, delicias en tu diestra para siempre.
(Salmos 135:3) 3 Alabad a Yahveh, porque Yahveh es bueno; cantad salmos a su nombre, porque es agradable.

Eden (1/3)
(Salmos 36:8) 8 Se sacian de la abundancia de tu casa; les das a beber del torrente de tus delicias.

Yatab (7/105)
(Génesis 32:12) 12 Tú has dicho: “Yo te prosperaré y haré que tu descendencia sea como la arena del mar, que por ser tan numerosa no se puede contar.”
(Deuteronomio 8:16) 16 El es quien te sustentó en el desierto con maná, comida que no habían conocido tus padres, con el propósito de humillarte y probarte para al final hacerte bien.
(Deuteronomio 28:63) 63 “Y sucederá que como Yahveh se gozó en vosotros para haceros el bien y para multiplicaros, así se gozará en vosotros para arruinaros y destruiros. Seréis arrancados de la tierra en la cual entráis para tomarla en posesión.
(Deuteronomio 30:5) 5 Y te hará regresar Yahveh tu Dios a la tierra que tus padres tomaron en posesión, y tú la poseerás. El te hará bien y te multiplicará más que a tus padres.
(Josué 24:20) 20 Si vosotros dejáis a Yahveh y servís a dioses extraños, él se volverá y os castigará, y os exterminará después de haberos hecho bien.
(1 de Samuel 2:32) 32 Tú verás que tu morada padece necesidad, mientras yo colmo de bienes a Israel; y jamás habrá ancianos en tu casa.
(Salmos 51:18) 18 Haz bien a Sion, con tu benevolencia; edifica los muros de Jerusal én.

Ratson (12/58)
(Salmos 5:12) 12 porque tú, oh Yahveh, bendecirás al justo; como un escudo lo rodearás con tu favor.
(Salmos 30:5) 5 Porque su ira dura sólo un momento, pero su favor dura toda la vida. Por la noche dura el llanto, pero al amanecer vendrá la alegría.
(Salmos 30:7) 7 Tú, oh Yahveh, por tu buena voluntad estableciste mi monte con poder. Pero escondiste tu rostro, y quedé turbado.
(Salmos 51:18) 18 Haz bien a Sion, con tu benevolencia; edifica los muros de Jerusalén.
(Salmos 89:17) 17 Porque tú eres la gloria de su poder, y por tu buena voluntad exaltarás nuestro poderío.
(Salmos 106:4) 4 Acuérdate de mí, oh Yahveh, según tu benevolencia para con tu pueblo. Visítame con tu salvación,
(Salmos 145:16) 16 Abres tu mano y satisfaces con benevolencia el deseo de todo ser viviente.
(Salmos 145:19) 19 Cumplirá el deseo de los que le temen. Asimismo, oirá el clamor de ellos y los salvará.
(Proverbios 8:35) 35 Porque el que me halla, halla la vida y obtiene el favor de Yahveh.
(Proverbios 12:2) 2 El bueno alcanzará el favor de Yahveh, pero Dios condenará al hombre que urde males.
(Isaías 60:10) 10 “Los hijos de los extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán. Aunque en mi furor te herí, en mi buena voluntad tendr é de ti misericordia.

Naon (2/7)
(Salmos 27:4) 4 Una cosa he pedido a Yahveh; ésta buscaré: que more yo en la casa de Yahveh todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Yahveh, y para inquirir en su templo.
(Salmos 90:17) 17 Sea sobre nosotros la gracia de Yahveh nuestro Dios. La obra de nuestras manos confirma entre nosotros; sí, confirma la obra de nuestras manos.

Cheleq (4/64)
(Salmos 16:5) 5 Oh Yahveh, porción de mi herencia, y mi copa, ¡tú sustentas mi destino!
(Salmos 73:26) 26 Mi cuerpo y mi corazón desfallecen; pero la roca de mi corazón y mi porción es Dios, para siempre.
(Salmos 119:57) 57 Tú eres mi porción, oh Yahveh; me he propuesto guardar tus palabras.
(Salmos 142:5) 5 A ti clamo, oh Yahveh. Digo: “Tú eres mi refugio y mi porci ón en la tierra de los vivientes.”

Anvah (2/3)
(2 de Samuel 22:36) 36 “Me has dado el escudo de tu salvación; tu benignidad me ha engrandecido.
(Salmos 18:35) 35 Me has dado el escudo de tu salvación; tu mano derecha me ha sustentado, y tu Benignidad me ha engrandecido.

Eudokeo (9/21)
(S. Mateo 3:17) 17 Y he aquí, una voz de los cielos decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”
(S. Mateo 12:18) 18 He aquí mi siervo, a quien he escogido; mi amado, en quien se complace mi alma. Pondré mi Espíritu sobre él, y anunciará juicio a las naciones.
(S. Mateo 17:5) 5 Mientras él aún hablaba, de pronto una nube brillante les hizo sombra, y he aquí salió una voz de la nube diciendo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. A él oíd.”
(S. Marcos 1:11) 11 Y vino una voz desde el cielo: “Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.”
(S. Lucas 3:22) 22 y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como paloma. Luego vino una voz del cielo: “Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.”
(S. Lucas 12:32) 32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
(A los Gálatas 1:15) 15 Pero cuando Dios – quien me apartó desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia– tuvo a bien
(A los Colosenses 1:19) 19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
(2 de S. Pedro 1:17) 17 Porque al recibir de parte de Dios Padre honra y gloria, desde la grandiosa gloria le fue dirigida una voz: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

Agathos (17/102)
(S. Mateo 7:11) 11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?
(S. Mateo 19:16-17) 16 He aquí vino uno a él y le dijo: –Maestro bueno, ¿qué cosa buena haré para tener la vida eterna? 17 El le dijo: –¿Por qué me llamas bueno? No hay ninguno que sea bueno sino sólo Dios. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.
(S. Mateo 20:15) 15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes envidia porque soy bueno?”
(S. Marcos 10:17-18) 17 Cuando salía para continuar su camino, un hombre vino corriendo, se puso de rodillas delante de él y le preguntó: –Maestro bueno, ¿qué haré para obtener la vida eterna? 18 Pero Jesús le dijo: –¿Por qué me llamas “bueno”? Ninguno es bueno, sino sólo uno, Dios.
(S. Lucas 1:53) 53 A los hambrientos sació de bienes y a los ricos los despidió vacíos.
(S. Lucas 18:18-19) 18 Le preguntó cierto hombre principal, diciendo: –Maestro bueno, ¿qué haré para obtener la vida eterna? 19 Y Jesús le dijo: –¿Por qué me llamas ” bueno”? Ninguno es bueno, sino sólo uno, Dios.
(A los Romanos 8:28) 28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito.
(A los Romanos 12:2) 2 No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
(A los Filipenses 1:6) 6 estando convencido de esto: que el que en vosotros comenzó la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.
(A los Hebreos 9:11) 11 Pero estando ya presente Cristo, el sumo sacerdote de los bienes venideros, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
(A los Hebreos 10:1) 1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perectos a los que se acercan.
(Santiago 1:17) 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto proviene de lo alto y desciende del Padre de las luces, en quien no hay cambio ni sombra de variación. {Algunos mss. antiguos dicen sombra que varía.}
(Santiago 3:17) 17 En cambio, la sabiduría que procede de lo alto es primeramente pura; luego es pacífica, tolerante, complaciente, llena de misericordia y de buenos frutos, imparcial y no hipócrita.

Kalos (5/102)
(S. Juan 10:11) 11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas.
(S. Juan 10:14) 14 Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.
(1 de Timoteo 4:4) 4 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias.
(Santaigo 2:7) 7 ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros?

Chrestos (4/7)
(S. Mateo 11:30) 30 porque mi yugo es benigno, y ligera mi carga.
(S. Lucas 6:35) 35 Amad pues a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestra recompensa grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es benigno para con los ingratos y malos.
(A los Romanos 2:4) 4 ¿O menosprecias las riquezas de su bondad, paciencia y magnanimidad, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?
(1 de S. Pedro 2:3) 3 puesto que habéis probado que el Señor es bondadoso.

Agathosune (2/4)
(A los Gálatas 5:22) 22 Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
(A los Efesios 5:9) 9 Pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.

Agathopoeio (1/10)
(Hechos de los Apóstoles 14:17) 17 aunque jamás dejó de dar testimonio de sí mismo haciendo el bien, dándoos lluvias del cielo y estaciones fructíferas, llenando vuestros corazones de sustento y de alegría.

Chrestotes (6/10)
(A los Romanos 2:4) 4 ¿O menosprecias las riquezas de su bondad, paciencia y magnanimidad, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?
(A los Romanos 11:22) 22 Considera, pues, la bondad y la severidad de Dios: la severidad ciertamente para con los que cayeron; pero la bondad para contigo, si permaneces en su bondad. De otra manera, tú también serás cortado.
(A los Efesios 2:7) 7 para mostrar en las edades venideras las superabundantes riquezas de su gracia, por su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús.
(A Tito 3:4) 4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor por los hombres,

Eudokia (4/9)
(A los Efesios 1:5) 5 En amor nos predestinó por medio de Jesucristo para adopción como hijos suyos, según el beneplácito de su voluntad,
(A los Filipenses 2:13) 13 porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad.
(S. Lucas 2:14) 14 –¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!

Philanthropia (1/2)
(A Tito 3:4) 4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor por los hombres,

Concordancia – Inicio