Concordancia_17

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

eterno

Olam (105//424) (#5769)
(Génesis 21:33) 33 Abraham plantó un árbol de tamarisco en Beerseba e invocó allí el nombre de Yahveh, el Dios eterno.
(Éxodo 3:15) 15 –Dios dijo además a Moisés–: Así dirás a los hijos de Israel: “Yahveh, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros.” Este es mi nombre para siempre; éste será el nombre con que seré recordado de generación en generación.
(Éxodo 15:18) 18 Yahveh reinará por siempre y siempre.”
(Deuteronomio 32:40) 40 Ciertamente levantaré mis manos a los cielos y diré: ¡Viva yo para siempre!
(Deuteronomio 33:27) 27 El eterno Dios es tu refugio, y abajo están los brazos eternos. El echará de delante de ti al enemigo, diciendo: “¡Destruye!’
(2 de Samuel 7:26) 26 Sea engrandecido tu nombre para siempre, a fin de que se diga: “Yahveh de los Ejércitos es Dios de Israel.’ Que la casa de tu siervo David sea estable delante de ti;
(1 de los Reyes 9:3) 3 Y Yahveh le dijo: “He escuchado tu oración y tu plegaria que has hecho en mi presencia. He santificado esta casa que has edificado para que yo ponga allí mi nombre para siempre. Mis ojos y mi corazón estarán allí todos los días.
(1 de los Reyes 10:9) 9 ¡Bendito sea Yahveh tu Dios, que se agradó de ti para ponerte en el trono de Israel! Por causa del eterno amor que Yahveh tiene por Israel, te ha constituido rey, a fin de que practiques el derecho y la justicia.”
(2 de los Reyes 21:7) 7 Puso la imagen tallada de Asera que había hecho, en la casa de la cual Yahveh había dicho a David y a su hijo Salomón: “En esta casa y en Jerusalén, que he elegido entre todas las tribus de Israel, pondré mi nombre para siempre.
(1 de Crónicas 16:34) 34 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(1 de Crónicas 16:36) 36 ¡Bendito sea Yahveh Dios de Israel, desde la eternidad hasta la eternidad! Y todo el pueblo dijo: “¡Amén!” Y alabó a Yahveh.
(1 de Crónicas 16:41) 41 Con ellos estaban Hemán, Jedutún y otros escogidos que fueron designados por nombre, para alabar a Yahveh, porque para siempre es su misericordia.
(1 de Crónicas 17:24) 24 Sea firme y engrandecido tu nombre para siempre, a fin de que se diga: “Yahveh de los Ejércitos, Dios de Israel, es Dios de Israel.’ Que la casa de tu siervo David sea estable delante de ti;
(1 de Crónicas 29:10) 10 David bendijo a Yahveh a la vista de toda la congregación. Y dijo David: “¡Bendito seas tú, oh Yahveh Dios de Israel, nuestro Padre desde la eternidad y hasta la eternidad !
(2 de Crónicas 5:13) 13 cuando los que tocaban las trompetas y los que cantaban hicieron oír su voz al unísono alabando y dando gracias a Yahveh; cuando elevaron la voz junto con las trompetas, los címbalos y otros instrumentos de música; y cuando alababan a Yahveh diciendo: “Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia”, entonces la casa se llenó con una nube, la casa de Yahveh.
(2 de Crónicas 7:3) 3 Todos los hijos de Israel vieron descender el fuego y la gloria de Yahveh sobre el templo, y se postraron con el rostro en tierra sobre el pavimento. Y adoraron y dieron gracias a Yahveh diciendo: “Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.”
(2 de Crónicas 7:6) 6 Los sacerdotes estaban de pie en sus puestos de servicio, y los levitas tenían los instrumentos de música de Yahveh, que el rey David hiciera para dar gracias a Yahveh, “porque para siempre es su misericordia”, cuando David alababa con ellos. Los sacerdotes tocaban trompetas frente a ellos, y todo Israel estaba de pie.
(2 de Crónicas 7:16) 16 Ahora he elegido y he santificado esta casa para que esté allí mi nombre para siempre. Mis ojos y mi corazón estarán allí todos los días.
(2 de Crónicas 20:21) 21 Después de consultar con el pueblo, designó a algunos de ellos para que cantasen a Yahveh y le alabasen en la hermosura de la santidad, mientras iban delante del ejército, diciendo: “¡Alabad a Yahveh, porque para siempre es su misericordia!”
(2 de Crónicas 33:4) 4 También edificó altares en la casa de Yahveh, de la cual Yahveh había dicho: “En Jerusalén estará mi nombre para siempre.”
(Esdras 3:11) 11 Cantaban alabando y dando gracias a Yahveh. “¡Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel!”
(Salmos 9:7) 7 Pero Yahveh permanecerá para siempre; ha dispuesto su trono para juicio.
(Salmos 10:16) 16 ¡Yahveh es Rey para siempre! De su tierra desaparecerán las naciones.
(Salmos 25:6) 6 Acuérdate, oh Yahveh, de tu compasión y de tu misericordia, que son perpetuas.
(Salmos 29:10) 10 Yahveh se sentó ante el diluvio; Yahveh se sentó como rey para siempre.
(Salmos 33:11) 11 El consejo de Yahveh permanecerá para siempre , y los pensamientos de su corazón, por todas las generaciones.
(Salmos 45:6) 6 Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de justicia es el cetro de tu reino.
(Salmos 48:14) 14 Porque Dios es nuestro Dios eternamente y para siempre; hasta la muerte nos guiará.
(Salmos 66:7) 7 Se enseñorea con su poder para siempre; sus ojos observan a las naciones para que los rebeldes no se enaltezcan contra él. (Selah)
(Salmos 72:17) 17 Para siempre será su nombre; será perpetuado mientras dure el sol. En él serán benditas todas las naciones, y lo llamarán bienaventurado.
(Salmos 89:2) 2 Diré: Para siempre será edificada la misericordia; en los mismos cielos establecerás tu fidelidad.
(Salmos 89:28) 28 Para siempre le confirmaré mi misericordia, y mi pacto será firme para con él.
(Salmos 89:52) 52 ¡Bendito sea Yahveh para siempre! Amén y amén.
(Salmos 90:2) 2 Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde la eternidad hasta la eternidad, tú eres Dios.
(Salmos 92:8) 8 Pero tú, oh Yahveh, para siempre eres el Altísimo.
(Salmos 93:2) 2 Firme es tu trono desde la antigüedad; tú eres desde la eternidad.
(Salmos 100:5) 5 porque Yahveh es bueno. Para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones.
(Salmos 103:17) 17 Pero la misericordia de Yahveh es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen; y su justicia sobre los hijos de sus hijos,
(Salmos 104:31) 31 ¡Sea la gloria de Yahveh para siempre! Alégrese Yahveh en sus obras.
(Salmos 106:1) 1 ¡Aleluya! ¡Alabad {Otra trad., Dad gracias} a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 106:48) 48 ¡Bendito sea Yahveh Dios de Israel, desde la eternidad hasta la eternidad! Y diga todo el pueblo: “¡Amén!” ¡Aleluya!
(Salmos 107:1) 1 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 110:4) 4 Yahveh juró y no se retractará: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.”
(Salmos 113:2) 2 Sea bendito el nombre de Yahveh desde ahora y para siempre.
(Salmos 117:2) 2 Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia, y la verdad {fidelidad} de Yahveh es para siempre. ¡Aleluya!
(Salmos 118:1-3) 1 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia! 2 Diga, por favor, Israel: “¡Para siempre es su misericordia!” 3 Diga, por favor, la casa de Aarón: “¡Para siempre es su misericordia!”
(Salmos 118:29) 29 ¡Alabad a Yahveh, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia!
(Salmos 119:89) 89 Para siempre, oh Yahveh, permanece tu palabra en los cielos.
(Salmos 119:142) 142 Tu justicia es justicia eterna, y tu ley es la verdad.
(Salmos 119:144) 144 Justicia eterna son tus testimonios; dame entendimiento, para que viva.
(Salmos 119:152) 152 Hace mucho que he conocido tus testimonios, los cuales estableciste para siempre.
(Salmos 119:160) 160 La suma de tu palabra es verdad; eternos son todos tus justos juicios.
(Salmos 135:13) 13 Oh Yahveh, eterno es tu nombre; tu memoria, oh Yahveh, de generación en generación.
(Salmos 136:1-26) 1 Alabad a Yahveh, porque es bueno: ¡Porque para siempre es su misericordia!
[Todos los 26 versículos tienen la frase “¡Porque para siempre es su misericordia!”]
(Salmos 138:8) 8 Yahveh cumplirá su propósito en mí. Oh Yahveh, tu misericordia es para siempre; no desampares la obra de tus manos.
(Salmos 146:10) 10 Yahveh reinará para siempre; tu Dios, oh Sion, de generación en generación. ¡Aleluya!
(Salmos 146:6) 6 quien hizo los cielos, la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; quien guarda la verdad para siempre;
(Salmos 146:10) 10 Yahveh reinará para siempre; tu Dios, oh Sion, de generación en generación. ¡Aleluya!
(Eclesiastés 3:14) 14 Sé que todo lo que Dios hace permanecerá para siempre. Sobre ello no hay que añadir, ni de ello hay que disminuir. Así lo ha hecho Dios, para que los hombres teman delante de él.
(Isaías 40:8) 8 La hierba se seca, y la flor se marchita; pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.
(Isaías 40:28) 28 ¿No lo has sabido? ¿No has oído que Yahveh es el Dios eterno que creó los confines de la tierra? No se cansa ni se fatiga, y su entendimiento es insondable.
(Isaías 54:8) 8 Al desbordarse mi ira, escondí de ti mi rostro por un momento; pero con misericordia eterna me compadeceré de ti, dice tu Redentor Yahveh.
(Isaías 60:19) 19 “El sol nunca más te servirá de luz durante el día, ni te alumbrará el resplandor de la luna. Yahveh será para ti luz eterna; tu Dios será tu gloria.
(Isaías 63:12) 12 quien envió su glorioso brazo para estar a la derecha de Moisés, y quien partió las aguas ante ellos, conquistando para sí renombre eterno?
(Isaías 63:16) 16 Pero tú eres nuestro Padre; aunque Abraham no nos conozca e Israel no nos reconozca, tú, oh Yahveh, eres nuestro Padre. Desde la eternidad tu nombre es Redentor Nuestro.
(Jeremías 10:10) 10 Pero Yahveh es el verdadero Dios; él es el Dios vivo y el Rey eterno. Ante su enojo tiembla la tierra; las naciones no pueden resistir su furor.
(Jeremías 31:3) 3 Yahveh me ha aparecido desde hace mucho tiempo, diciendo: “Con amor eterno te he amado; por tanto, te he prolongado mi misericordia.
(Jeremías 33:11) 11 todavía se ha de escuchar la voz del gozo y la voz de la alegría, la voz del novio y la voz de la novia, la voz de los que al traer sacrificios de acción de gracias a la casa de Yahveh, digan: “Alabad a Yahveh de los Ejércitos, porque Yahveh es bueno; porque para siempre es su misericordia.’ Porque restauraré de su cautividad a la tierra, como al principio”, ha dicho Yahveh.
(Lamentaciones 5:19) 19 Pero tú, oh Yahveh, reinarás para siempre; tu trono es de generación en generación.
(Daniel 12:7) 7 Escuché al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río, quien alzó su mano derecha y su mano izquierda al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por un tiempo, tiempos y medio tiempo. Todas estas cosas se cumplirán cuando se acabe el quebrantamiento de la fuerza del pueblo santo.
(Miqueas 4:7) 7 De la que cojea haré un remanente, y de la agobiada haré una nación poderosa. Y Yahveh reinará sobre ellos en el monte Sion, desde ahora y para siempre.
(Miqueas 5:2) 2 Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo, desde los días de la eternidad.
(Miqueas 4:7) 7 De la que cojea haré un remanente, y de la agobiada haré una nación poderosa. Y Yahveh reinará sobre ellos en el monte Sion, desde ahora y para siempre.
(Habacuc 3:6) 6 Se detiene y hace temblar la tierra; mira y estremece a las naciones. Se desmoronan los montes sempiternos; las antiguas colinas se postran ante él. ¡Sus caminos son eternos!
(Malaquías 1:4) 4 Si Edom dice: “Hemos sido demolidos, pero volveremos a edificar las ruinas”, así ha dicho Yahveh de los Ejércitos: “Ellos edificarán, pero yo lo destruiré. Les llamarán “territorio de impiedad’ y “pueblo contra el cual Yahveh se ha airado para siempre.’

Ad (6/48) (#5703)
(Salmos 45:6) 6 Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de justicia es el cetro de tu reino
(Salmos 48:14) 14 Porque Dios es nuestro Dios eternamente y para siempre; hasta la muerte nos guiará..
(Salmos 111:3) 3 Gloria y hermosura es su obra, y su justicia permanece para siempre.
(Salmos 111:8) 8 Son afirmadas eternamente y para siempre, hechas con verdad y rectitud.
(Isaías 9:6) 6 Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
(Isaías 57:15) 15 Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: “Yo habito en las alturas y en santidad; pero estoy con el de espíritu contrito y humillado, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los oprimidos.

Alam (7/20) (#5957)
(Daniel 2:20) 20 Daniel habló y dijo: “¡Sea bendito el nombre de Dios desde la eternidad hasta la eternidad! Porque suyos son la sabiduría y el poder.
(Daniel 4:3) 3 ¡Cuán grandes son sus señales, y cuán poderosos sus milagros! Su reino es un reino eterno, y su señorío de generación en generación.
(Daniel 4:34) 34 “Pero al cabo de los días, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo; y me fue devuelta la razón. Entonces bendije al Altísimo; alabé y glorifiqué al que vive para siempre. Porque su señorío es eterno, y su reino de generación en generación.
(Daniel 7:14) 14 Entonces le fue dado el dominio, la majestad y la realeza. Todos los pueblos, naciones y lenguas le servían. Su dominio es dominio eterno, que no se acabará; y su reino, uno que no será destruido.
(Daniel 7:27) 27 Y la realeza, el dominio y la grandeza de los reinos debajo de todo el cielo serán dados al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán.’

Kedem (4/61) (#6924)
(Deuteronomio 33:27) 27 El eterno Dios es tu refugio, y abajo están los brazos eternos. El echará de delante de ti al enemigo, diciendo: “¡Destruye!’
(Salmos 55:19) 19 Dios oirá, y luego los humillará: ¡El, que permanece desde la antigüedad! (Selah) Porque no cambian de actitud ni temen a Dios.
(Miqueas 5:2) 2 Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo, desde los días de la eternidad.
(Habacuc 1:12) 12 –¿Acaso no eres tú desde el principio , oh Yahveh, Dios mío y Santo mío? ¡No moriremos! Oh Yahveh, para juicio pusiste a los caldeos; tú, oh Roca, los has establecido para castigar.

Otros Versículos en el Antiguo Testamento

(Job 36:26) 26 He aquí que Dios es tan sublime, que nosotros no le podemos conocer. Es inescrutable el número de sus años.
(Salmos 102:24-27) 24 Dije: “Dios mío, no me lleves en la mitad de mis días. ¡Tus años duran por generación y generación! 25 Tú fundaste la tierra en la antig üedad; los cielos son obra de tus manos. 26 Ellos perecerán, pero tú permanecerás. Todos ellos se envejecerán como un vestido; como a ropa los cambiarás, y pasarán. 27 Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán.
(Isaías 41:4) 4 ¿Quién ha hecho y realizado esto, llamando a las generaciones desde el principio? Yo Yahveh soy el primero, y yo mismo estoy con los últimos.”
(Isaías 44:6) 6 Así ha dicho Yahveh, Rey de Israel, y su Redentor, Yahveh de los Ejércitos: “Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios.
(Isaías 48:12) 12 “Escúchame, oh Jacob; y tú, oh Israel, a quien he llamado. Yo Soy. Yo soy el primero, y también soy el último.
(Malaquías 3:6) 6 “¡Porque yo, Yahveh, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos!

Aionios (5/71) (#166)
(A los Romanos 16:26) 26 pero que ha sido manifestado ahora; y que por medio de las Escrituras proféticas y según el mandamiento del Dios eterno se ha dado a conocer a todas las naciones para la obediencia de la fe–,
(1 a Timoteo 6:16) 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver. A él sea la honra y el dominio eterno. Amén.
(A los Hebreos 9:14) 14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo!
(1 de S. Pedro 5:10) 10 Y cuando hayáis padecido por un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, quien os ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, él mismo os restaurará, os afirmará, os fortalecerá y os establecerá.
(2 de S. Pedro 1:11) 11 Pues de esta manera os será otorgada amplia entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Aion (56/128) (#165)
(S. Mateo 6:13) 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. ¿Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén.¡
(S. Juan 12:34) 34 Entonces la gente le respondió: –Nosotros hemos oído que, según la ley, el Cristo permanece para siempre. ¿Y cómo es que tú dices: “Es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado”? ¿Quién es este Hijo del Hombre?
(S. Juan 14:16) 16 Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.
(A los Romanos 1:25) 25 Ellos cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y veneraron y rindieron culto a la creación antes que al Creador, ¡quien es bendito para siempre! Amén.
(A los Romanos 9:5) 5 De ellos son los patriarcas; y de ellos según la carne proviene el Cristo, quien es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.
(A los Romanos 11:36) 36 Porque de él y por medio de él y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.
(A los Romanos 16:27) 27 al único sabio Dios, sea la gloria mediante Jesucristo, para siempre. Amén.
(1 a los Corintios 2:7) 7 Más bien, hablamos la sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que Dios predestinó desde antes de los siglos para nuestra gloria.
(2 a los Corintios 11:31) 31 El Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento.
(A los Gálatas 1:5) 5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
(A los Efesios 3:9) 9 y para aclarar a todos cuál es la administración del misterio que desde la eternidad había estado escondido en Dios, quien creó todas las cosas.
(A los Efesios 3:11) 11 conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor.
(A los Efesios 3:21) 21 a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones de todas las edades, para siempre. Amén.
(A los Colosenses 1:26) 26 el misterio de Dios que había estado oculto desde los siglos y generaciones, pero que ahora ha sido revelado a sus santos.
(A los Filipenses 4:20) 20 A nuestro Dios y Padre sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
(1 a Timoteo 1:17) 17 Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único Dios, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
(2 a Timoteo 4:18) 18 El Señor me librará de toda obra mala y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
(A los Hebreos 1:8) 8 mientras que del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos; cetro de rectitud es el cetro de tu reino.
(A los Hebreos 5:6) 6 Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
(A los Hebreos 6:20) 20 donde entró Jesús por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
(A los Hebreos 7:17) 17 Pues de él se da este testimonio: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
(A los Hebreos 7:21) 21 Los otros fueron hechos sacerdotes sin juramento, mientras que éste lo fue por el juramento del que le dijo: Juró el Señor y no se arrepentirá: “Tú eres sacerdote para siempre.”
(A los Hebreos 7:24) 24 Pero éste, porque permanece para siempre , tiene un sacerdocio perpetuo.
(A los Hebreos 7:28) 28 La ley constituye como sumos sacerdotes a hombres débiles; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, constituyó al Hijo, hecho perfecto para siempre.
(A los Hebreos 13:8) 8 ¡Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos!
(A los Hebreos 13:21) 21 os haga aptos en todo lo bueno para hacer su voluntad, haciendo él en nosotros lo que es agradable delante de él por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
(1 de S. Pedro 4:11) 11 Si alguien habla, hable conforme a las palabras de Dios. Si alguien presta servicio, sirva conforme al poder que Dios le da, para que en todas las cosas Dios sea glorificado por medio de Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.
(1 de S. Pedro 5:11) 11 A él sea el dominio por los siglos. Amén.
(2 de S. Pedro 3:18) 18 Más bien, creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.
(Judas 25) 25 al único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad desde antes de todos los siglos, ahora y por todos los siglos. Amén.
(Apocalipsis 1:6) 6 y nos constituyó en un reino, sacerdotes para Dios su Padre; a él sea la gloria y el dominio para siempre jamás. Amén.
(Apocalipsis 1:18) 18 el que vive. Estuve muerto, y he aquí que vivo por los siglos de los siglos. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.
(Apocalipsis 4:9) 9 Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honra y alabanza al que está sentado en el trono y que vive por los siglos de los siglos,
(Apocalipsis 4:10) 10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono y adoran al que vive por los siglos de los siglos; y echan sus coronas delante del trono, diciendo:
(Apocalipsis 5:13) 13 Y oí a toda criatura que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, diciendo: “Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la bendición y la honra y la gloria y el poder por los siglos de los siglos.”
(Apocalipsis 7:12) 12 “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. ¡Amén!”
(Apocalipsis 10:6) 6 y juró por el que vive para siempre jamás , quien creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él: “Ya no hay más tiempo,
(Apocalipsis 11:15) 15 El séptimo ángel tocó la trompeta. Y en el cielo se oyeron grandes voces que decían: “El reino del mundo ha venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo. El reinará por los siglos de los siglos.”
(Apocalipsis 15:7) 7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios quien vive por los siglos de los siglos.

Aidios (1/2) (#126)
(A los Romanos 1:20) 20 Porque lo invisible de él –su eterno poder y deidad– se deja ver desde la creación del mundo, siendo entendido en las cosas creadas; de modo que no tienen excusa.

Athanasia (1/3) (#110)
(1 a Timoteo 6:16) 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver. A él sea la honra y el dominio eterno. Amén.

Aphthartos (2/7) (#862)
(A los Romanos 1:23) 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen a la semejanza de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.
(1 a Timoteo 1:17) 17 Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal , invisible y único Dios, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Am én.

Pantote (1/42) (#3842)
(A los Hebreos 7:25) 25 Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos.

Ametathetos (2/2) (#276)
(A los Hebreos 6:17-18) 17 Por esto Dios, queriendo demostrar de modo convincente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento 18 para que, por dos cosas inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta por delante.

Katabole (6/11) (#2602)
(S. Mateo 13:35 ) 35 de manera que se cumplió lo dicho por medio del profeta diciendo: Abriré mi boca con parábolas; publicaré cosas que han estado ocultas desde la fundación del mundo.
(S. Juan 17:24) 24 “Padre, quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquellos que me has dado, para que vean mi gloria que me has dado, porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.
(A los Efesios 1:4) 4 Asimismo, nos escogió en él desde antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.
(1 de S. Pedro 1:20) 20 El, a la verdad, fue destinado desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por causa de vosotros.
(Apocalipsis 13:8) 8 Y le adorarán todos los habitantes sobre la tierra, cuyos nombres no están inscritos en el libro de la vida del Cordero, quien fue inmolado desde la fundación del mundo.
9 Si alguno tiene oído, oiga:
(Apocalipsis 17:8) 8 La bestia que has visto era, y no es, y ha de subir del abismo, y va a la perdición. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres no están inscritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo, se maravillarán cuando vean a la bestia que era y no es y será

Otros versículos en el Nuevo Testamento

(S. Juan 8:58) 58 Les dijo Jesús: –De cierto, de cierto os digo que antes que Abraham existiera, Yo Soy.
(S. Juan 17:5) 5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu misma presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes que existiera el mundo
(Hechos 1:7) 7 El les respondió: –A vosotros no os toca saber ni los tiempos ni las ocasiones que el Padre dispuso por su propia autoridad
(Hechos 2:23) 23 A éste, que fue entregado por el predeterminado consejo y el previo conocimiento de Dios, vosotros matasteis clavándole en una cruz por manos de inicuos. 24 A él, Dios le resucitó,
(A los Romanos 8:28-29) 28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito. 29 Sabemos que a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo; a fin de que él sea el primogénito entre muchos hermanos.
(A los Gálatas 4:4) 4 Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley
(A los Efesios 1:10-11) 10 a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra. 11 En él también recibimos herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que realiza todas las cosas conforme al consejo de su voluntad,
(A los Colosenses 1:17) 17 El antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten.
(1 a Timoteo 2:6) 6 quien se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo
(2 a Timoteo 1:9) 9 Fue él quien nos salvó y nos llamó con santo llamamiento, no conforme a nuestras obras, sino conforme a su propio propósito y gracia, la cual nos fue dada en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo;
(a Tito 1:2) 2 basada en la esperanza de la vida eterna, que el Dios que no miente prometió desde antes del comienzo del tiempo
(Santiago 1:17) 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto proviene de lo alto y desciende del Padre de las luces, en quien no hay cambio ni sombra de variación.
(1 de S. Pedro 1:2) 2 elegidos conforme al previo conocimiento de Dios Padre por la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Gracia y paz os sean multiplicadas.
(A los Hebreos 1:10-12) 10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. 11 Ellos perecerán, pero tú permaneces; todos ellos se envejecerán como un vestido. 12 Como a manto los enrollarás, y serán cambiados como vestido. Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán.
(Apocalipsis 1:8) 8 “Yo soy el Alfa y la Omega”, dice el Señor Dios, “el que es, y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”
(Apocalipsis 1:17) 17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y puso sobre mí su mano derecha y me dijo: “No temas. Yo soy el primero y el último,
(Apocalipsis 2:8) 8 “Escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el último, el que estuvo muerto y vivió, dice estas cosas:
(Apocalipsis 21:6) 6 Me dijo también: “¡Está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de agua de vida.
(Apocalipsis 22:13) 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.”

Concordancia – Inicio