Concordancia_22

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

guía (pastor)

Yaats (10/78)

(Salmos 16:7) 7 Bendeciré a Yahveh, que me aconseja; aun en las noches me corrige mi conciencia. {Lit., mis riñones}
(Salmos 32:8) 8 “Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar. Te aconsejaré, con mis ojos fijos en ti.
(Isaías 9:6) 6 Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
(Isaías 14:24-27) 24 Yahveh de los Ejércitos ha jurado diciendo: “Ciertamente será como lo he pensado, y se realizará como lo he decidido, 25 para quebrantar al asirio en mi tierra; sobre mis montes lo pisotearé. Entonces se quitará de ellos su yugo, y será quitada de sus hombros su carga.” 26 Este es el plan que está decidido contra toda la tierra; ésta es la mano extendida contra todas las naciones. 27 Porque Yahveh de los Ejércitos lo ha decidido; ¿quién lo invalidará? Su mano está extendida; ¿quién la hará volver atrás?
(Isaías 19:12) 12 ¿Dónde, pues, están tus sabios? Que te digan, y que te hagan saber qué es lo que Yahveh de los Ejércitos ha decidido acerca de Egipto.
(Isaías 19:17) 17 La tierra de Judá será un terror para Egipto. Todo hombre a quien se le mencione acerca de ella, se asustará a causa de la decisión que ha tomado Yahveh de los Ejércitos contra él.
(Isaías 23:9) 9 Yahveh de los Ejércitos lo ha planeado para abatir {Otra trad., profanar} la soberbia de toda gloria y para echar por los suelos a todos los nobles de la tierra.

Nachah (26/39)
(Génesis 24:27) 27 diciendo: –¡Bendito sea Yahveh, Dios de mi señor Abraham, que no apartó de mi señor su misericordia y su verdad! En el camino Yahveh me guió hacia la casa de los hermanos de mi señor.
(Génesis 24:48) 48 Y me incliné y adoré a Yahveh. Bendije a Yahveh, Dios de mi señor Abraham, que me guió por el camino acertado para tomar la hija del hermano de mi señor, para su hijo.
(Éxodo 13:17) 17 Cuando el faraón dejó ir al pueblo, Dios no lo guió por el camino de la tierra de los filisteos, aunque era más corto, porque dijo Yahveh: “No sea que al enfrentarse con la guerra, el pueblo cambie de parecer y se vuelva a Egipto.”
(Éxodo 13:21) 21 Yahveh iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que pudieran caminar tanto de día como de noche.
(Éxodo 15:13) 13 En tu misericordia guías a este pueblo que has redimido, y lo llevas con tu poder a tu santa morada.
(Deuteronomio 32:12) 12 Yahveh solo le guió; no hubo dioses extraños con él.
(Nehemías 9:12) 12 Los guiaste de día con una columna de nube, y de noche con una columna de fuego, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.
(Nehemías 9:19) 19 tú por tu gran misericordia no los abandonaste en el desierto. La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino; ni la columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.
(Job 12:23) 23 Lleva las naciones al apogeo y luego las destruye; él expande a los pueblos y los guía.
(Salmos 5:8) 8 Guíame, Yahveh, en tu justicia, a causa de mis enemigos; endereza delante de mí tu camino.
(Salmos 23:3) 3 Confortará mi alma y me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
(Salmos 27:11) 11 Enséñame, oh Yahveh, tu camino; guíame por sendas de rectitud a causa de los que me son contrarios.
(Salmos 31:3) 3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, por amor de tu nombre me guiarás y me encaminarás.
(Salmos 43:3) 3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán . Ellas me conducirán a tu monte santo y a tus moradas.
(Salmos 61:2) 2 Desde el extremo de la tierra clamaré a ti cuando mi corazón desmaye. Llévame a la roca que es más alta que yo.
(Salmos 67:4) 4 Alégrense y gócense las naciones, porque tú juzgarás a los pueblos con equidad y guiarás a las naciones de la tierra. (Selah)
(Salmos 73:24) 24 Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.
(Salmos 77:20) 20 Como a un rebaño has conducido a tu pueblo por medio de Moisés y de Aarón.
(Salmos 78:14) 14 De día los condujo con una nube, toda la noche con resplandor de fuego.
(Salmos 78:53) 53 Los guió con seguridad, para que no tuvieran miedo; y el mar cubrió a sus enemigos.
(Salmos 107:30) 30 Entonces se alegran porque ellas se aquietan, y él los guía al puerto que desean.
(Salmos 139:10) 10 aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.
(Salmos 139:24) 24 Ve si hay en mí camino de perversidad y guíame por el camino eterno.
(Salmos 143:10) 10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen Espíritu me guíe a tierra de rectitud.
(Isaías 57:18) 18 He visto sus caminos, pero lo sanaré. Lo guiaré y le daré consuelo, a él y a los suyos que están de duelo.
(Isaías 58:11) 11 Yahveh te guiará siempre y saciará tu alma en medio de los sequedales. El fortalecerá tus huesos, y serás como un jardín de regadío y como un manantial de aguas cuyas aguas nunca faltan.

Darak (8/61)
(Salmos 25:5) 5 Encamíname en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación. En ti he esperado todo el día.
(Salmos 25:9) 9 Encaminará a los humildes en la justicia y enseñará a los humildes su camino.
(Salmos 107:7) 7 Los dirigió por camino derecho, para que fuesen a una ciudad en que habitar.
(Salmos 119:35) 35 Guíame por la senda de tus mandamientos, porque en ella me deleito.
(Isaías 11:15) 15 Yahveh secará la lengua del mar de Egipto. Con el poder de su Espíritu agitará su mano contra el Río; lo partirá en siete brazos y hará que pasen por él con sandalias.
(Isaías 42:16) 16 Conduciré a los ciegos por un camino que no han conocido, y por sendas que no han conocido les guiaré. Delante de ellos transformaré las tinieblas en luz, y los lugares escabrosos en llanuras. Estas cosas haré por ellos y no los desampararé.
(Isaías 48:17) 17 Así ha dicho Yahveh, tu Redentor, el Santo de Israel: “Yo soy Yahveh tu Dios que te enseña provechosamente, y que te conduce por el camino en que has de andar.

Nahag (8/31)
(Deuteronomio 4:27) 27 Yahveh os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones a las cuales os llevará Yahveh.
(Deuteronomio 28:37) 37 Serás objeto de horror y servirás de refrán y de hazmerreír a todos los pueblos a los cuales te lleve Yahveh.
(Salmos 48:14) 14 Porque Dios es nuestro Dios eternamente y para siempre; por siempre nos guiará.
(Salmos 78:52) 52 Pero hizo que su pueblo partiera cual manada y los llevó por el desierto cual rebaño.
(Salmos 80:1) 1 ¡Oh Pastor de Israel, escucha, tú que conduces a José como a un rebaño! ¡Tú, que estás entre los querubines, resplandece
(Isaías 49:10) 10 No tendrán hambre ni sed; ni el calor ni el sol los golpeará. Porque el que tiene misericordia de ellos los guiará y los conducirá a manantiales de aguas.
(Isaías 63:14) 14 El Espíritu de Yahveh les dio reposo, como al ganado que desciende al valle. Así condujiste a tu pueblo, conquistando para ti un nombre glorioso.
(Lamentaciones 3:2) 2 El me ha guiado y conducido en tinieblas, y no en luz.

Nahal (6/10)
(Éxodo 15:13) 13 En tu misericordia guías a este pueblo que has redimido, y lo llevas con tu poder a tu santa morada.
(2 de Crónicas 32:22) 22 Así libró Yahveh a Ezequías y a los habitantes de Jerusalén de mano de Senaquerib, rey de Asiria, y de mano de todos. Y les dio reposo en derredor.
(Salmos 23:2) 2 En prados de tiernos pastos me hace descansar. Junto a aguas tranquilas me conduce.
(Salmos 31:3) 3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, por amor de tu nombre me guiarás y me encaminarás.
(Isaías 40:11) 11 Como un pastor, apacentará su rebaño; con su brazo lo reunirá. A los corderitos llevará en su seno, y conducirá con cuidado a las que todavía están criando.
(Isaías 49:10) 10 No tendrán hambre ni sed; ni el calor ni el sol los golpeará. Porque el que tiene misericordia de ellos los guiará y los conducirá a manantiales de aguas.

Yabal, Yalak (12/900)
(Deuteronomio 8:2) 2 “Acuérdate de todo el camino por donde te ha conducido Yahveh tu Dios estos cuarenta años por el desierto, con el fin de humillarte y probarte, para saber lo que estaba en tu corazón, y si guardarías sus mandamientos, o no.
(Deuteronomio 8:15) 15 El es quien te hizo caminar por un desierto grande y terrible, de serpientes venenosas y de escorpiones; una tierra sedienta donde no había agua. El es quien sacó para ti agua del duro pedernal.
(Deuteronomio 29:5) 5 “Yo os he conducido cuarenta años por el desierto. Vuestros vestidos no se han envejecido sobre vosotros, ni vuestros zapatos se han gastado en vuestros pies.
(Josué 24:3) 3 Pero yo tomé a vuestro padre Abraham del otro lado del Río, lo traje por toda la tierra de Canaán, aumenté su descendencia y le di por hijo a Isaac.
(Salmos 106:9) 9 Reprendió al mar Rojo y lo secó; los hizo ir por los abismos, como por un desierto.
(Salmos 136:16) 16 Al que encaminó a su pueblo por el desierto: ¡Porque para siempre es su misericordia!
(Isaías 48:21) 21 No tuvieron sed cuando los llevó por lugares secos; él hizo brotar agua de la roca para su pueblo. Partió la peña, y fluyeron aguas.
(Isaías 63:12-13) 12 quien envió su glorioso brazo para estar a la derecha de Moisés, y quien partió las aguas ante ellos, conquistando para sí renombre eterno? 13 El es el que los condujo por los abismos, como a un caballo en el desierto, sin que tropezaran.
(Jeremías 2:6) 6 No dijeron: “¿Dónde está Yahveh, que nos hizo subir de la tierra de Egipto y nos condujo por el desierto, por una tierra árida y de hoyos, por una tierra reseca y de densa oscuridad, por una tierra por la cual ningún hombre ha pasado, ni habitó allí hombre alguno?’
(Jeremías 2:17) 17 ¿No te ha sobrevenido esto porque abandonaste a Yahveh tu Dios cuando él te conducía por el camino?

Kephale (13/76)
(S. Mateo 21:42) 42 Jesús les dijo: –¿Nunca habéis leído en las Escrituras? La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo. De parte del Señor sucedió esto, y es maravilloso en nuestros ojos.
(S. Marcos 12:10) 10 ¿No habéis leído esta Escritura: La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo;
(S. Lucas 20:17) 17 Pero él, mirándolos, les dijo: –¿Qué, pues, es esto que está escrito: La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo?
(Hechos de los Apóstoles 4:11) 11 El es la piedra rechazada por vosotros los edificadores, la cual ha llegado a ser cabeza del ángulo.
(A los Efesios 1:22) 22 Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies y le puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la iglesia,
(A los Efesios 4:15) 15 sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
(A los Efesios 5:23) 23 porque el esposo es cabeza de la esposa, así como Cristo es cabeza de la iglesia, y él mismo es salvador de su cuerpo.
(A los Colosenses 1:18) 18 Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo él sea preeminente;
(A los Colosenses 2:10) 10 y vosotros estáis completos en él, quien es la cabeza de todo principado y autoridad.
(A los Colosenses 2:19) 19 y no aferrándose a la cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.
(1 de S. Pedro 2:7) 7 De manera que, para vosotros que creéis, es de sumo valor; pero para los que no creen: La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo,

Hodegeo (2/5)
(S. Juan 16:13) 13 Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir.
(Apocalipsis 7:17) 17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a fuentes de agua viva, y Dios enjugar á toda lágrima de los ojos de ellos.

Concordancia – Inicio