Concordancia_23

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

habitación (protección)

Maon (3/19)
(Salmos 71:3) 3 Sé tú mi roca de refugio a donde recurra yo continuamente. Has mandado que yo sea librado, porque tú eres mi roca y mi fortaleza.
(Salmos 90:1) 1 Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
(Salmos 91:9) 9 Porque a Yaveh, que es mi refugio, al Altísimo, has puesto como tu morada,

Meno (19/120)
(S. Juan 6:56) 56 El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí, y yo en él.
(S. Juan 15:4-10) 4 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como la rama no puede llevar fruto por sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto. Pero separados de mí, nada podéis hacer. 6 Si alguien no permanece en mí, es echado fuera como rama, y se seca. Y las recogen y las echan en el fuego, y son quemadas. 7 “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho. 8 En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto y seáis mis discípulos. 9 Como el Padre me amó, también yo os he amado; permaneced en mi amor. 10 Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
(1 de S. Juan 2:6) 6 El que dice que permanece en él debe andar como él anduvo.
(1 de S. Juan 2:10) 10 El que ama a su hermano permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.
(1 de S. Juan 2:27-28) 27 Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 28 Ahora, hijitos, permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza y no nos avergoncemos delante de él, en su venida.
(1 de S. Juan 3:6) 6 Todo aquel que permanece en él no continúa pecando. Todo aquel que sigue pecando no le ha visto ni le ha conocido.
(1 de S. Juan 3:24) 24 Y el que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. Y por esto sabemos que él permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado.
(1 de S. Juan 4:13) 13 En esto sabemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
(1 de S. Juan 4:15-16) 15 El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.

Concordancia – Inicio