Concordancia_25

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

humilla – invisible

(Éxodo 18:11) 11 Ahora reconozco que Yahveh es más grande que todos los dioses, porque castigó a aquellos que os trataron con arrogancia.
(Levítico 26:19) 19 “Quebrantaré la soberbia de vuestro poderío y haré que vuestro cielo sea como hierro y que vuestra tierra sea como bronce.
(Levítico 26:41) 41 (pues yo también habré actuado con hostilidad contra ellos y los habré metido en la tierra de sus enemigos); si entonces se doblega su corazón incircunciso y reconocen su pecado,
(1 de Samuel 2:7) 7 Yahveh hace empobrecer y hace enriquecer. El humilla y enaltece.
(Job 9:13) 13 Dios no detendrá su ira; bajo él se postran los que ayudan a Rahab.
(Job 21:22) 22 ¿Acaso se le enseñará sabiduría a Dios, siendo que él es quien juzga aun a los que están en lo alto?
(Job 22:29) 29 Cuando sean abatidos, tú dirás: “Sean enaltecidos.” Y Dios salvará al humilde de ojos.
(Job 35:12) 12 Allí claman, pero él no responde, a causa de la soberbia de los malos.
(Job 40:11-12) 11 Difunde la indignación de tu furor; mira a todo soberbio y humíllalo. 12 Mira a todo soberbio y somételo; pisotea a los impíos en su sitio.
(Salmos 18:27) 27 Salvas al pueblo humilde, y humillas los ojos altivos.
(Salmos 31:23) 23 Amad a Yahveh, todos vosotros sus santos. A los fieles guarda Yahveh, pero retribuye en abundancia al que actúa con soberbia.
(Salmos 59:12-13) 12 Por el pecado de sus bocas, por la palabra de sus labios sean presos; por su soberbia, por la maldición y por la mentira que profieren. 13 Acábalos con furor; acábalos de modo que dejen de existir. Que se sepa que Dios domina en Jacob, hasta los confines de la tierra. (Selah)
(Salmos 75:7) 7 Pues Dios es el Juez: A éste abate y a aquél exalta.
(Salmos 94:2) 2 ¡Exáltate, oh Juez de la tierra! Da su recompensa a los soberbios.
(Salmos 101:5) 5 Al que solapadamente difama a su prójimo, a ése yo lo silenciaré; no soportaré al de ojos altaneros y de corazón arrogante.
(Salmos 107:12) 12 Por eso sometió sus corazones con dura labor; cayeron, y no hubo quien les ayudase.
(Salmos 110:2) 2 Yahveh enviará desde Sion el cetro de tu poder; domina en medio de tus enemigos.
(Salmos 119:21) 21 Increpaste a los arrogantes; malditos los que se desvían de tus mandamientos.
(Salmos 138:6) 6 Aunque Yahveh es sublime, mira al humilde; pero al altivo lo reconoce de lejos.
(Proverbios 6:16-17) 16 Seis cosas aborrece Yahveh, y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos que derraman sangre inocente, …
(Proverbios 15:25) 25 Yahveh derribará la casa de los soberbios, pero afirmará los linderos de la viuda.
(Proverbios 16:5) 5 Abominación es a Yahveh todo altivo de corazón; de ninguna manera quedará impune.
(Proverbios 21:4) 4 Pecado son la altivez de ojos y el orgullo del corazón, la lámpara de los impíos.
(Isaías 2:9) 9 Así se ha postrado el hombre; el ser humano se ha rebajado. Por tanto, no los perdones.
(Isaías 2:11-12) 11 Los ojos altivos del hombre serán humillados, y la soberbia del ser humano será postrada. Sólo Yahveh será enaltecido en aquel día. 12 Porque el día de Yahveh de los Ejércitos vendrá contra todo arrogante y altivo, y contra todo el que se ha enaltecido, el cual será humillado.
(Isaías 2:17) 17 La altivez del hombre será postrada; la soberbia del ser humano será humillada. Sólo Yahveh será enaltecido en aquel día,
(Isaías 5:15) 15 El hombre se ha postrado, y el ser humano se ha rebajado. Los ojos de los altivos serán humillados.
(Isaías 10:33) 33 Pero he aquí que el Señor Yahveh de los Ejércitos desgajará el ramaje con violencia; los de gran altura serán talados, y los altos serán abatidos.
(Isaías 13:11) 11 “Castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad. Haré que cese la arrogancia de los soberbios, y humillaré la altivez de los tiranos.
(Isaías 14:11-15) 11 “Tu ostentación y el sonido de tus liras han sido derribados hasta el Seol. Los gusanos serán tu cama debajo de ti, y las larvas tus cobertores. 12 ¡Cómo has caído del cielo, oh lucero, hijo de la mañana! Has sido derribado al suelo, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú has dicho en tu corazón: “Subiré al cielo en lo alto; hasta las estrellas de Dios levantaré mi trono y me sentaré en el
monte de la asamblea, en las regiones más distantes del norte. 14 Subiré sobre las alturas de las nubes y seré semejante al Altísimo.’ 15 Pero has sido derribado al Seol, a lo más profundo de la fosa.
(Isaías 23:9) 9 Yahveh de los Ejércitos lo ha planeado para abatir la soberbia de toda gloria y para echar por los suelos a todos los nobles de la tierra.
(Isaías 25:11-12) 11 En medio de él extenderá sus manos, como las extiende el nadador para nadar. Pero él humillará su soberbia, a pesar del movimiento de sus manos. 12 También abatirá tus altos muros fortificados; los derribará a tierra, hasta el polvo.
(Isaías 26:5) 5 Pues él abatió a los que moraban en lo alto; humilló hasta la tierra a la ciudad enaltecida; la derribó hasta el polvo.
(Isaías 29:4) 4 Entonces, humillada hablarás desde la tierra, y tus dichos procederán del polvo hasta el cual habrás sido postrada. Tu voz subirá de la tierra como la de un fantasma; desde el polvo susurrará tu habla.”
(Jeremías 13:9) 9 “Así ha dicho Yahveh: “Así haré que se pudra la soberbia de Judá y la mucha soberbia de Jerusalén.
(Jeremías 50:31-32) 31 “He aquí, yo estoy contra ti, oh soberbio, dice el Señor Yahveh de los Ejércitos; porque ha llegado tu día, el tiempo en que te he de castigar. 32 El soberbio tropezará y caerá, y no tendrá quien lo levante. Encenderé fuego en sus ciudades, el cual devorará todos sus alrededores.”
(Ezequiel 7:20) 20 Convirtieron en objeto de orgullo la belleza de sus ornamentos, e hicieron con ellos las imágenes abominables de sus ídolos detestables. Por eso los convertiré en cosa repugnante para ellos mismos.
(Ezequiel 17:24) 24 Y así sabrán todos los árboles del campo que yo, Yahveh, eché abajo el árbol elevado y elevé el árbol bajo; que hice que el árbol verde se secara y que el árbol seco floreciera. Yo, Yahveh, lo he dicho y lo haré.’ “
(Daniel 4:37) 37 Ahora, yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey de los cielos, porque todas sus obras son verdad y sus caminos son justicia. El puede humillar a los que andan con soberbia.”
(Oseas 5:5) 5 La soberbia de Israel le acusará en su misma cara. Israel y Efraín tropezarán en su pecado. Judá también tropezará con ellos.
(Amós 6:8) 8 El Señor Yahveh ha jurado por su alma; Yahveh Dios de los Ejércitos dice: “Abomino la soberbia de Jacob, y aborrezco sus palacios. Entregaré al enemigo la ciudad y todo lo que hay en ella.”
(Sofonías 3:11) 11 “En aquel día no serás avergonzada por ninguno de tus actos con que te rebelaste contra mí, porque entonces quitaré de en medio de ti a los que se alegran en su soberbia. Y nunca más te ensoberbecerás en el monte de mi santidad.
(Malaquías 2:9) 9 Por eso, yo también os he hecho despreciables y viles entre todo el pueblo, puesto que no habéis guardado mis caminos y hacéis distinción de personas con respecto a la ley.”
(Malaquías 4:1) 1 “Porque he aquí viene el día ardiente como un horno, y todos los arrogantes y todos los que hacen maldad serán como paja. Aquel día que vendrá los quemará y no les dejará ni raíz ni rama, ha dicho Yahveh de los Ejércitos.
(S. Lucas 1:51) 51 Hizo proezas con su brazo; esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones.
(2 a los Corintios 12:21) 21 Temo que, cuando vuelva, Dios me humille entre vosotros y yo tenga que llorar por muchos que antes han pecado y no se han arrepentido de los actos de impureza, inmoralidad sexual y libertinaje que han cometido.
(Santiago 4:6) 6 Pero él da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.
(1 de S. Pedro 5:5) 5 Asimismo vosotros, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y revestíos todos de humildad unos para con otros, porque: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.

INVISIBLE
(A los Colosenses 1:15) 15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación;
(1 a Timoteo 1:17) 17 Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único Dios, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
(A los Hebreos 11:27) 27 Por la fe abandonó Egipto, sin temer la ira del rey, porque se mantuvo como quien ve al Invisible.

Concordancia – Inicio