Concordancia_30

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

luz

Or (13/124)
(Salmos 4:6) 6 Muchos dicen: “¿Quién nos mostrará el bien?” Haz brillar sobre nosotros, oh Yaveh, la luz de tu rostro.
(Salmos 27:1) 1 Yaveh es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Yaveh es la fortaleza de mi vida; ¿de quién me he de atemorizar?
(Salmos 36:9) 9 Ciertamente contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz.
(Salmos 104:2) 2 Tú eres el que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una tienda,
(Salmos 118:27) 27 Yaveh es Dios y nos ha dado luz. Atad ramas festivas junto a los cuernos del altar.
(Isaías 2:5) 5 ¡Oh casa de Jacob, venid y caminemos a la luz de Yaveh!
(Isaías 9:2) 2 El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz. A los que habitaban en la tierra de sombra de muerte, la luz les resplandeció.
(Isaías 42:6) 6 “Yo, Yaveh, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones,
(Isaías 49:6) 6 dice: “Poca cosa es que tú seas mi siervo para levantar a las tribus de Israel y restaurar a los sobrevivientes de Israel. Yo te pondré como luz para las naciones, a fin de que seas mi salvación hasta el extremo de la tierra.”
(Isaías 60:1) 1 “¡Levántate! ¡Resplandece! Porque ha llegado tu luz, y la gloria de Yaveh ha resplandecido sobre ti.
(Isaías 60:3) 3 Entonces las naciones andarán en tu luz , y los reyes al resplandor de tu amanecer.
(Isaías 60:19-20) 19 “El sol nunca más te servirá de luz durante el día, ni te alumbrará el resplandor de la luna. Yaveh será para ti luz eterna; tu Dios será tu gloria. 20 Tu sol no se pondrá jamás, ni te será quitada la luna; porque Yaveh será luz eterna para ti, y los días de tu duelo se acabarán.

Shemesh (1/118)
(Salmos 84:11) 11 Porque sol y escudo es Yaveh Dios; gracia y gloria dará Yaveh. No privará del bien a los que andan en integridad.

Epiphauo (1/1)
(A los Efesios 5:14) 14 Por eso dice: “¡Despiértate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo!”

Photizo (3/11)
(S. Juan 1:9) 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo.
(Apocalipsis 21:23) 23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna, para que resplandezcan en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara.
(Apocalipsis 22:5) 5 No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.

Luknos (1/14)
(Apocalipsis 21:23) 23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna, para que resplandezcan en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara.

Phos (15/70)
(S. Lucas 2:32) 32 luz para revelación de las naciones y gloria de tu pueblo Israel.
(S. Juan 1:4-9) 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. 6 Hubo un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. 7 El vino como testimonio, a fin de dar testimonio de la luz, para que todos creyesen por medio de él. 8 No era él la luz , sino que vino para dar testimonio de la luz. 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo.
(S. Juan 3:19) 19 Y ésta es la condenación: que la luz ha venido al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
(S. Juan 8:12) 12 Jesús les habló otra vez a los fariseos diciendo: –Yo soy la luz del mundo. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
(S. Juan 9:5) 5 Mientras yo esté en el mundo, luz soy del mundo.
(S. Juan 12:35-36) 35 Entonces Jesús les dijo: –Aún por un poco de tiempo está la luz entre vosotros. Andad mientras tenéis la luz, para que no os sorprendan las tinieblas. Porque el que anda en tinieblas no sabe a dónde va. 36 Mientras tenéis la luz , creed en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y al apartarse, se escondió de ellos.
(S. Juan 12:46) 46 Yo he venido al mundo como luz, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en las tinieblas.
(1 de S. Juan 1:5) 5 Y éste es el mensaje que hemos oído de parte de él y os anunciamos: Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas.

Concordancia – Inicio