Concordancia_43

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

poder (autoridad, maravilloso, omnipotente)

Geburah (27/63)
(Deuteronomio 3:24) 24 “Oh Señor Yahveh, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa. Porque, ¿qué dios hay en los cielos o en la tierra que haga como tus obras y como tus proezas?
(1 de Crónicas 29:11-12) 11 Tuyos son, oh Yahveh, la grandeza, el poder, la gloria, el esplendor y la majestad; porque tuyas son todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es el reino, oh Yahveh, y tú te enalteces como cabeza sobre todo. 12 Las riquezas y la honra provienen de ti. Tú lo gobiernas todo; en tu mano están la fuerza y el poder, y en tu mano está la facultad de engrandecer y de fortalecer a todos.
(2 de Crónicas 20:6) 6 y dijo: “Oh Yahveh, Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, que gobiernas en todos los reinos de las naciones y que tienes en tu mano fuerza y poder, de modo que nadie te pueda resistir?
(Job 12:13) 13 Con Dios están la sabiduría y el poder ; suyo es el consejo y el entendimiento.
(Job 26:14) 14 He aquí, éstos son tan sólo los bordes de sus caminos. ¡Cuán leve murmullo hemos oído de él! Pero el trueno de su poderío, ¿quién lo podrá comprender?
(Salmos 20:6) 6 Ahora reconozco que Yahveh da la victoria a su ungido; le responderá desde su santo cielo con la fuerza liberadora de su diestra.
(Salmos 21:13) 13 ¡Enaltécete, oh Yahveh, con tu poder! Cantaremos y alabaremos tu poderío.
(Salmos 54:1) 1 Oh Dios, sálvame por tu nombre y defiéndeme con tu poder.
(Salmos 65:6) 6 Tú eres el que afirmas las montañas con poder, ceñido de poderío.
(Salmos 66:7) 7 Se enseñorea con su poder para siempre; sus ojos observan a las naciones para que los rebeldes no se enaltezcan contra él. (Selah)
(Salmos 71:16) 16 Vendré con los poderosos actos del Señor Yahveh; haré memoria de tu justicia, que es sólo tuya.
(Salmos 71:18) 18 Aun en la vejez y en las canas, no me desampares, oh Dios, hasta que proclame a la posteridad las proezas de tu brazo, tu poderío a todos los que han de venir,
(Salmos 80:2) 2 delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés! Despierta tu poderío y ven para salvarnos.
(Salmos 89:13) 13 Tuyo es el brazo poderoso; fuerte es tu mano, exaltada tu diestra.
(Salmos 106:2) 2 ¿Quién declarará las proezas de Yahveh? ¿Quién hará oír todas sus alabanzas?
(Salmos 106:8) 8 Sin embargo, los libró por amor de su nombre, para dar a conocer su poder.
(Salmos 145:4) 4 Una generación celebrará tus obras ante otra generación, y anunciará tus poderosos hechos.
(Salmos 145:11-12) 11 Hablarán de la gloria de tu reino y de tu poder, 12 para anunciar tus proezas a los hijos del hombre; y la gloria del majestuoso esplendor de tu reino.
(Salmos 150:2) 2 ¡Alabadle por sus proezas! ¡Alabadle por su inmensa grandeza!
(Isaías 11:2) 2 Sobre él reposará el Espíritu de Yahveh: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Yahveh.
(Isaías 33:13) 13 Los que estáis lejos, oíd lo que he hecho; y los que estáis cerca, conoced mi poder.”
(Isaías 63:15) 15 Mira desde el cielo y contempla desde la excelsa morada de tu santidad y de tu gloria: ¿Dónde están tu celo y tu poderío? La conmoción de tus entrañas y tu compasión me han sido retenidas.
(Jeremías 10:6) 6 ¡No hay nadie semejante a ti, oh Yahveh! Tú eres grande; grande es tu nombre en poder.
(Jeremías 16:21) 21 “Por tanto, he aquí yo les hago conocer; esta vez sí, les haré conocer mi mano y mi fortaleza . Y sabrán que mi nombre es Yahveh.”
(Daniel 2:20) 20 Daniel habló y dijo: “¡Sea bendito el nombre de Dios desde la eternidad hasta la eternidad! Porque suyos son la sabiduría y el poder.

Abir (6/6)
(Génesis 49:24) 24 Pero su arco permaneció firme, y sus brazos se hicieron ágiles, por las manos del Fuerte de Jacob; por el nombre del Pastor, la Roca de Israel;
(Salmos 132:2) 2 de cómo juró a Yahveh y prometió al Fuerte de Jacob, diciendo:
(Salmos 132:5) 5 hasta que halle un lugar para Yahveh, una morada para el Fuerte de Jacob.”
(Isaías 1:24) 24 Por tanto, dice el Señor Yahveh de los Ejércitos, el Fuerte de Israel: “¡Ah! Tomaré satisfacción de mis adversarios y me vengaré de mis enemigos.
(Isaías 49:26) 26 A los que te oprimen, les haré comer sus propias carnes; se embriagarán con su propia sangre, como con vino nuevo. Y sabrá todo mortal que yo soy Yahveh tu Salvador, tu Redentor, el Fuerte de Jacob.”
(Isaías 60:16) 16 Mamarás la leche de las naciones; mamarás el pecho de los reyes. Así conocerás que yo, Yahveh, soy tu Salvador y tu Redentor, el Fuerte de Jacob.

Maoz (14/37)
(2 de Samuel 22:33) 33 Dios es el que me ciñe de vigor, y hace perfecto mi camino.
(Salmos 27:1) 1 Yahveh es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Yahveh es la fortaleza de mi vida; ¿de quién me he de atemorizar?
(Salmos 28:8) 8 Yahveh es la fuerza de su pueblo, la fortaleza de salvación para su ungido.
(Salmos 31:2) 2 Inclina a mí tu oído; líbrame pronto. Sé tú mi roca fuerte, mi fortaleza para salvarme.
(Salmos 31:4) 4 Sácame de la red que han escondido para mí, porque tú eres mi fortaleza.
(Salmos 37:39) 39 La salvación de los justos proviene de Yahveh; él es su fortaleza en el tiempo de angustia.
(Salmos 43:2) 2 Siendo tú el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has desechado? ¿Por qué he de andar enlutado por la opresión del enemigo?
(Proverbios 10:29) 29 Yahveh es la fortaleza del íntegro de camino, pero es espanto para los que obran maldad.
(Isaías 17:10) 10 Porque te olvidaste del Dios de tu salvación, y no te acordaste de la Roca de tu fortaleza. Por eso, aunque siembras plantas deleitosas y plantas vides importadas,
(Isaías 25:4) 4 Porque has sido fortaleza para el pobre, una fortaleza para el necesitado en su aflicción, protección en la tormenta y sombra en el calor; porque el ímpetu de los tiranos es como una tormenta contra el muro.
(Isaías 27:5) 5 salvo que se acoja a mi amparo y haga la paz conmigo. ¡Que conmigo haga la paz!”
(Jeremías 16:19) 19 Oh Yahveh, fuerza mía y fortaleza mía, mi refugio en el tiempo de la aflicción: A ti vendrán las naciones desde los extremos de la tierra y dirán: “Ciertamente nuestros padres heredaron mentira, vanidad en la que no hay provecho.
(Joel 3:16) 16 Yahveh ruge desde Sion y da su voz desde Jerusalén. Tiemblan los cielos y la tierra, pero Yahveh es refugio para su pueblo y fortaleza para los hijos de Israel.
(Nahum 1:7) 7 ¡Bueno es Yahveh! Es una fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en él se refugian.

Chazaq (28/54)
(Éxodo 6:1) 1 Yahveh respondió a Moisés: –Ahora verás lo que yo haré al faraón, porque sólo a causa de una poderosa mano los dejará ir. A causa de una poderosa mano los ha de echar de su tierra.
(Éxodo 13:9) 9 Esto ha de ser para ti como una señal sobre tu mano y como un memorial entre tus ojos, para que la ley de Yahveh esté en tu boca, porque con mano poderosa Yahveh te sacó de Egipto.
(Éxodo 32:11) 11 Entonces Moisés imploró el favor de Yahveh su Dios, diciendo: –Oh Yahveh, ¿por qué se ha de encender tu furor contra tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto con gran fuerza y con mano poderosa?
(Deuteronomio 3:24) 24 “Oh Señor Yahveh, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa. Porque, ¿qué dios hay en los cielos o en la tierra que haga como tus obras y como tus proezas?
(Deuteronomio 4:34) 34 ¿O algún dios ha intentado venir y tomar un pueblo para sí de en medio de otro pueblo, con pruebas, señales, prodigios, guerra, mano poderosa, brazo extendido y grandes terrores, como todo lo que hizo por vosotros Yahveh vuestro Dios en Egipto, ante vuestros propios ojos?
(Deuteronomio 5:15) 15 Acuérdate de que tú fuiste esclavo en la tierra de Egipto y que Yahveh tu Dios te sacó de allí con mano poderosa y brazo extendido. Por eso Yahveh tu Dios te ha mandado que guardes el día del sábado.
(Deuteronomio 6:21) 21 entonces responderás a tu hijo: “Nosotros éramos esclavos del faraón en Egipto, pero Yahveh nos sacó de Egipto con mano poderosa.
(Deuteronomio 7:8) 8 Es porque Yahveh os ama y guarda el juramento que hizo a vuestros padres, que os ha sacado de Egipto con mano poderosa y os ha rescatado de la casa de esclavitud, de mano del faraón, rey de Egipto.
(Deuteronomio 7:19) 19 de las grandes pruebas que vieron tus ojos, de las señales y de los prodigios, de la mano poderosa y del brazo extendido con que Yahveh tu Dios te sacó. Así hará Yahveh tu Dios con todos los pueblos de cuya presencia temes.
(Deuteronomio 9:26) 26 Oré a Yahveh diciendo: Oh, Señor Yahveh, no destruyas a tu pueblo, a tu heredad que has rescatado por tu grandeza, al cual sacaste de Egipto con mano poderosa.
(Deuteronomio 11:2) 2 “Hoy habéis de reconocer vosotros –no vuestros hijos que no la han conocido ni visto– la disciplina de Yahveh vuestro Dios: su grandeza, su mano poderosa y su brazo extendido,
(Deuteronomio 26:8) 8 y Yahveh nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo extendido, con gran terror, con señales y prodigios.
(Deuteronomio 34:12) 12 ni por la mano poderosa y los hechos asombrosos, como los que Moisés hizo ante los ojos de todo Israel.
(Josué 4:24) 24 para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Yahveh es poderosa, y para que temáis a Yahveh vuestro Dios todos los días.
(2 de Crónicas 6:32) 32 “Asimismo, cuando el extranjero que no sea de tu pueblo Israel venga de una tierra lejana a causa de tu gran nombre, de tu poderosa mano y de tu brazo extendido, y venga a orar hacia este templo,
(Nehemías 1:10) 10 Ellos son tus siervos y tu pueblo, a quienes redimiste con tu gran poder y con tu poderosa mano.
(Salmos 136:12) 12 Con mano fuerte y brazo extendido: ¡Porque para siempre es su misericordia!
(Proverbios 23:11) 11 Porque su Redentor es fuerte; él defenderá contra ti la causa de ellos.
(Isaías 28:2) 2 He aquí que viene de parte de Yahveh alguien que es fuerte y poderoso. Derriba a tierra con fuerza, como tormenta de granizo y tempestad destructora, como tormenta de recias aguas que inundan.
(Isaías 40:10) 10 He aquí que el Señor Yahveh vendrá con poder, y su brazo gobernará por él. He aquí que su retribución viene con él, y su obra delante de él.
(Jeremías 21:5) 5 Yo mismo combatiré contra vosotros con mano extendida y brazo fuerte, con furor, ira y gran indignación.
(Jeremías 32:21) 21 Sacaste a tu pueblo Israel de la tierra de Egipto, con señales y prodigios, con mano poderosa, con brazo extendido y con gran terror.
(Jeremías 50:34) 34 Pero su Redentor es fuerte; Yahveh de los Ejércitos es su nombre. Ciertamente abogará por la causa de ellos para hacer reposar la tierra y turbar a los habitantes de Babilonia.
(Ezequiel 20:33-34) 33 ¡Vivo yo, que con mano fuerte, con brazo extendido y con ira derramada he de reinar sobre vosotros!, dice el Señor Yahveh. 34 Yo os sacaré de entre los pueblos, y os reuniré de los países en los cuales habéis sido dispersados con mano fuerte, con brazo extendido y con ira derramada.
(Daniel 9:15) 15 “Ahora pues, oh Señor Dios nuestro –que con mano poderosa sacaste a tu pueblo de la tierra de Egipto y te hiciste de renombre, como en este día–, hemos pecado; hemos actuado impíamente.

Azaz (1/12)
(Salmos 89:13) 13 Tuyo es el brazo poderoso; fuerte es tu mano, exaltada tu diestra.

Oz (48/94)
(Éxodo 15:2) 2 Yahveh es mi fortaleza y mi canción; él ha sido mi salvación. ¡Este es mi Dios! Yo le alabaré. ¡El Dios de mi padre! A él ensalzaré.
(Éxodo 15:13) 13 En tu misericordia guías a este pueblo que has redimido, y lo llevas con tu poder a tu santa morada.
(1 de Crónicas 16:11) 11 Buscad a Yahveh y su poder; buscad continuamente su rostro.
(1 de Crónicas 16:27-28) 27 Gloria y esplendor hay delante de él; poder y alegría hay en su morada. 28 Dad a Yahveh, oh familias de pueblos, dad a Yahveh la gloria y el poder.
(Job 12:16) 16 Con él están el poderío y la victoria; suyo es el que yerra y el que hace errar.
(Salmos 21:1) 1 ¡Oh Yahveh, el rey se alegra en tu poder! ¡Cuánto se goza en tu salvación!
(Salmos 21:13) 13 ¡Enaltécete, oh Yahveh, con tu poder ! Cantaremos y alabaremos tu poderío.
(Salmos 28:7-8) 7 Yahveh es mi fuerza y mi escudo; en él esperó mi corazón. Fui ayudado, y se gozó mi corazón; con mi canción le alabaré. 8 Yahveh es la fuerza de su pueblo, la fortaleza de salvación para su ungido.
(Salmos 29:1) 1 Dad a Yahveh, oh hijos de los fuertes; dad a Yahveh la gloria y el poder.
(Salmos 29:11) 11 Yahveh dará fortaleza a su pueblo; Yahveh bendecirá a su pueblo con paz.
(Salmos 46:1) 1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
(Salmos 59:16-17) 16 Pero yo cantaré a tu poder y alabaré de mañana tu misericordia; porque fuiste para mí un alto refugio y un amparo en el día de mi angustia. 17 Fortaleza mía, a ti cantaré salmos; porque Dios es mi alto refugio, el Dios que tiene misericordia de mí.
(Salmos 61:3) 3 Porque tú me has sido refugio y torre fortificada delante del enemigo.
(Salmos 62:7) 7 Dios es mi salvación y mi gloria; en Dios está la roca de mi fortaleza y mi refugio.
(Salmos 62:11) 11 Una vez habló Dios; dos veces he oído esto: que en Dios hay fortaleza.
(Salmos 63:2) 2 Te he contemplado en el santuario, para admirar tu poder y tu gloria.
(Salmos 66:3) 3 Decid a Dios: “¡Cuán admirables son tus obras! Por tu gran poder se someterán a ti tus enemigos.
(Salmos 68:34-35) 34 ¡Reconoced el poderío de Dios! Sobre Israel sea su magnificencia, y su poder en los cielos. 35 Temible eres, oh Dios, en tu santuario. El Dios de Israel es quien da poder y vigor a su pueblo. ¡Bendito sea Dios!
(Salmos 71:7) 7 Para muchos he sido objeto de asombro, pero tú eres mi fuerte refugio.
(Salmos 74:13) 13 Tú con tu poder dividiste el mar; rompiste sobre las aguas las cabezas de los monstruos acuáticos.
(Salmos 77:14) 14 Tú eres un Dios que hace maravillas; has hecho conocer tu poder entre los pueblos.
(Salmos 78:26) 26 Levantó en el cielo el viento del oriente, y trajo el viento del sur con su poder.
(Salmos 81:1) 1 ¡Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra! Aclamad con júbilo al Dios de Jacob.
(Salmos 86:16) 16 mírame y ten misericordia de mí. Da tú fuerzas a tu siervo; guarda al hijo de tu sierva.
(Salmos 89:10) 10 Tú quebrantaste a Rahab como a un cadáver; con el brazo de tu poder esparciste a tus enemigos.
(Salmos 90:11) 11 ¿Quién conoce el poder de tu ira y de tu indignación, como debes ser temido?
(Salmos 93:1) 1 ¡Yahveh reina! Se ha vestido de magnificencia. Yahveh se ha vestido de poder y se ha ceñido. También afirmó el mundo, y no se moverá.
(Salmos 96:6-7) 6 Gloria y esplendor hay delante de él; poder y hermosura hay en su santuario. 7 Dad a Yahveh, oh familias de pueblos, dad a Yahveh la gloria y el poder.
(Salmos 105:4) 4 Buscad a Yahveh y su poder; buscad continuamente su rostro.
(Salmos 118:14) 14 Yahveh es mi fortaleza y mi canción; él es mi salvación.
(Salmos 132:8) 8 Levántate, oh Yahveh; ven al lugar de tu reposo; tú y el arca de tu poder.
(Salmos 140:7) 7 Oh Yahveh, oh Señor, fortaleza de mi salvación, tú cubres mi cabeza en el día de la batalla.
(Salmos 150:1) 1 ¡Aleluya! ¡Alabad a Dios en su santuario! ¡Alabadle en su poderoso firmamento!
(Proverbios 18:10) 10 Torre fortificada es el nombre de Yahveh; el justo correrá a ella y estará a salvo.
(Isaías 12:2) 2 ¡He aquí, Dios es mi salvación! Confiaré y no temeré, porque Yahveh es mi fortaleza y mi canción; él es mi salvación.”
(Isaías 45:24) 24 De mí se dirá: “Ciertamente, en Yahveh está la justicia y el poder.’ ” A él vendrán, y serán avergonzados todos los que se enfurecen contra él.
(Isaías 49:5) 5 Y ahora Yahveh –quien me formó desde el vientre para ser su siervo, a fin de hacer que Jacob volviese a él y lograr que Israel se adhiriera a él, pues yo soy estimado en los ojos de Yahveh, y mi Dios es mi fortaleza–
(Isaías 51:9) 9 ¡Despierta, despierta, vístete de poder, oh brazo de Yahveh! Despierta como en los días de la antigÑuedad, en las generaciones del pasado. ¿No eres tú el que despedazó a Rahab {Ver 30:7 con su nota} y el que hirió al monstruo marino?
(Isaías 62:8) 8 Yahveh juró por su mano derecha y por el brazo de su poder: “Nunca más daré tu trigo por comida a tus enemigos, ni beberán los extranjeros del vino nuevo por el cual tú has trabajado.
(Jeremías 16:19) 19 Oh Yahveh, fuerza mía y fortaleza mía, mi refugio en el tiempo de la aflicción: A ti vendrán las naciones desde los extremos de la tierra y dirán: “Ciertamente nuestros padres heredaron mentira, vanidad en la que no hay provecho.
(Habacuc 3:4) 4 Tiene un resplandor como de luz; rayos brillantes salen de sus manos, y all í se oculta su poderío.

Ezuz (3/3)
(Salmos 78:4) 4 No las encubriremos a sus hijos. A la generación venidera contaremos las alabanzas de Yahveh, y de su poder y de las maravillas que hizo.
(Salmos 145:6) 6 Hablarán de la fuerza de tus portentos, y contaré de tu grandeza.
(Isaías 42:25) 25 Por tanto, Dios derramó sobre él el furor de su ira y la violencia de la guerra. Le prendió fuego en derredor; sin embargo, no entendió. Lo incendió, pero él no lo tuvo en cuenta.

Exaluth (1/1)
(Salmos 22:19) 19 Pero tú, oh Yahveh, no te alejes. Fortaleza mía, apresúrate para ayudarme.

Chozeq (3/5)
(Éxodo 13:3) 3 Moisés dijo al pueblo: –Conmemorad este día en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de esclavitud; porque Yahveh os ha sacado de aquí con mano poderosa. Por eso no comeréis nada que tenga levadura.
(Éxodo 13:14) 14 Y cuando mañana te pregunte tu hijo diciendo: “¿Qué es esto?”, le dirás: “Con mano poderosa Yahveh nos sacó de Egipto, de la casa de esclavitud.
(Éxodo 13:16) 16 Esto ha de ser para ti como una señal sobre tu mano y como un memorial entre tus ojos, ya que Yahveh nos sacó de Egipto con mano poderosa.

Chezeq (1/1)
(Salmos 18:1) 1 Te amo, oh Yahveh, fuerza m ía.

Chasin (1/1)
(Salmos 89:8) 8 Oh Yahveh Dios de los Ejércitos, ¿quién como tú? ¡Poderoso eres, oh Yahveh! Tu fidelidad te rodea.

Izzuz (1/2)
(Salmos 24:8) 8 ¿Quién es este Rey de gloria? ¡Yahveh, el fuerte y poderoso! ¡Yahveh, el poderoso en la batalla!

Ammits (4/6)
(Job 9:4) 4 El es sabio de corazón y poderoso en fuerza. ¿Quién se ha endurecido contra él y ha quedado ileso?
(Job 9:19) 19 Si se trata de fuerzas, ¡he aquí que es poderoso ! Si se trata de juicio, ¿quién le convocará?
(Isaías 28:2) 2 He aquí que viene de parte de Yahveh alguien que es fuerte y poderoso. Derriba a tierra con fuerza, como tormenta de granizo y tempestad destructora, como tormenta de recias aguas que inundan.
(Isaías 40:26) 26 Levantad en alto vuestros ojos y mirad quién ha creado estas cosas. El saca y cuenta al ejército de ellas; a todas llama por su nombre. Por la grandeza de su vigor y el poder de su fuerza, ninguna faltar á.”

Gibbor (8/59)
(Deuteronomio 10:17) 17 Porque Yahveh vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores. Es Dios grande, poderoso y temible, que no hace distinción de personas ni acepta soborno.
(Salmos 24:8) 8 ¿Quién es este Rey de gloria? ¡Yahveh, el fuerte y poderoso! ¡Yahveh, el poderoso en la batalla!
(Salmos 45:3) 3 Ciñe tu espada sobre tu muslo, oh valiente, en tu gloria y majestad.
(Isaías 9:6) 6 Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
(Isaías 10:21) 21 ¡Un remanente volverá; un remanente de Jacob volverá al Dios fuerte!
(Jeremías 20:11) 11 Pero Yahveh está conmigo como poderoso adalid. Por eso los que me persiguen tropezarán y no prevalecerán. Serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán. Tendrán perpetua afrenta, que jamás será olvidada.
(Jeremías 32:18) 18 Tú haces misericordia a millares, pero retribuyes la maldad de los padres en el seno de sus hijos después de ellos. ¡Oh Dios grande y poderoso, cuyo nombre es Yahveh de los Ejércitos!
(Sofonías 3:17) 17 Yahveh tu Dios está en medio de ti: ¡Es poderoso; él salvará! Con alegría se regocijará por causa de ti. Te renovará en su amor; por causa de ti se regocijará con cánticos.
(Nehemías 9:32) 32 “Ahora pues, oh Dios nuestro, Dios grande, fuerte y temible, que guardas el pacto y la misericordia, no sea tenida como poca cosa delante de ti toda la angustia que nos ha alcanzado: a nuestros reyes, a nuestros magistrados, a nuestros sacerdotes, a nuestros profetas, a nuestros padres y a todo tu pueblo, desde los días de los reyes de Asiria hasta el día de hoy.

Addir (5/27)
(Salmos 8:1) 1 Oh Yahveh, Señor nuestro, ¡cuán poderoso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos.
(Salmos 8:9) 9 Oh Yahveh, Señor nuestro, ¡cuán poderoso es tu nombre en toda la tierra!
(Salmos 76:4) 4 ¡Esplendoroso eres tú, majestuoso más que las montañas eternas!
(Salmos 93:4) 4 Yahveh en las alturas es más poderoso que el estruendo de muchas aguas, más que las recias olas del mar.
(Isaías 33:21) 21 Porque ciertamente allí Yahveh será poderoso para con nosotros, un lugar de ríos y anchas corrientes, por donde no irá ninguna embarcación de remos, ni una nave poderosa pasar á por él.

Koach (31/143)
(Éxodo 9:16) 16 Pero por esto mismo te he dejado con vida, para mostrarte mi poder y para dar a conocer mi nombre en toda la tierra.
(Éxodo 15:6) 6 “Tu diestra, oh Yahveh, ha sido majestuosa en poder ; tu diestra, oh Yahveh, ha quebrantado al enemigo.
(Éxodo 32:11) 11 Entonces Moisés imploró el favor de Yahveh su Dios, diciendo: –Oh Yahveh, ¿por qué se ha de encender tu furor contra tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto con gran fuerza y con mano poderosa?
(Números 14:13) 13 Pero Moisés respondió a Yahveh: –Luego lo oirán los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder.
(Números 14:17) 17 Ahora pues, sea engrandecido el poder del Señor, de acuerdo con lo que has hablado diciendo:
(Deuteronomio 4:37) 37 Y por cuanto él amó a tus padres y escogió a sus descendientes después de ellos, te sacó de Egipto con su presencia, con su gran poder.
(Deuteronomio 8:18) 18 Al contrario, acuérdate de Yahveh tu Dios. El es el que te da poder para hacer riquezas, con el fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.
(Deuteronomio 9:29) 29 Pero ellos son tu pueblo y tu heredad que sacaste con tu gran poder y con tu brazo extendido.
(2 de los Reyes 17:36) 36 Más bien, a Yahveh, que os sacó de la tierra de Egipto con gran poder y con brazo extendido, a él temeréis, a él adoraréis y a él ofreceréis sacrificios.
(1 de Crónicas 29:12) 12 Las riquezas y la honra provienen de ti. Tú lo gobiernas todo; en tu mano están la fuerza y el poder, y en tu mano está la facultad de engrandecer y de fortalecer a todos.
(2 de Crónicas 20:6) 6 y dijo: “Oh Yahveh, Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, que gobiernas en todos los reinos de las naciones y que tienes en tu mano fuerza y poder, de modo que nadie te pueda resistir?
(2 de Crónicas 25:8) 8 Aunque tú fueras y te esforzaras en la batalla, Dios te haría fracasar delante del enemigo. Porque en Dios hay poder para ayudar o para hacer fracasar.
(Nehemías 1:10) 10 Ellos son tus siervos y tu pueblo, a quienes redimiste con tu gran poder y con tu poderosa mano.
(Job 23:6) 6 ¿Contendería conmigo con su gran fuerza ? No; más bien, él me prestaría atención.
(Job 24:22) 22 A los fuertes arrastra con su poder; se levanta y no cree ni en su propia vida.
(Job 26:12) 12 El aquietó el mar con su poder, y con su entendimiento aniquiló a Rahab.
(Job 36:5) 5 He aquí que Dios es poderoso, pero no desprecia a nadie. Es poderoso en la fuerza del corazón.
(Job 36:22) 22 He aquí que Dios es exaltado en su poder. ¿Quién hay que enseñe como él?
(Job 37:23) 23 El Todopoderoso, a quien no podemos alcanzar, es sublime en poder y en justicia. Es grande en rectitud; no oprime.
(Salmos 29:4) 4 Voz de Yahveh con poder; voz de Yahveh con gloria.
(Salmos 111:6) 6 El poder de sus obras manifestó a su pueblo, al darle la heredad de las naciones.
(Salmos 147:5) 5 Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder ; su entendimiento es infinito.
(Isaías 40:26) 26 Levantad en alto vuestros ojos y mirad quién ha creado estas cosas. El saca y cuenta al ejército de ellas; a todas llama por su nombre. Por la grandeza de su vigor y el poder de su fuerza , ninguna faltará.”
(Isaías 50:2) 2 “¿Por qué vine, y nadie apareció? ¿Por qué llamé, y nadie respondió? ¿Acaso es demasiado corto mi mano que no pueda rescatar? ¿Acaso no hay en mí fuerzas para librar? He aquí que con mi reprensión haré que el mar se seque; convertiré los ríos en desierto hasta que se pudran sus peces y se mueran de sed por falta de agua.
(Jeremías 10:12) 12 El hizo la tierra con su poder; estableció el mundo con su sabiduría y extendió los cielos con su inteligencia.
(Jeremías 27:5) 5 Con mi gran poder y mi brazo extendido hice la tierra, al hombre y a los animales que están sobre la faz de la tierra, y la he dado a quien me place.
(Jeremías 32:17) 17 “¡Oh Señor Yahveh! He aquí que tú has hecho el cielo y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada hay que sea difícil para ti.
(Jeremías 51:15) 15 “El hizo la tierra con su poder; estableció el mundo con su sabiduría y extendió los cielos con su inteligencia.
(Nahum 1:3) 3 Yahveh es lento para la ira y grande en poder. De ninguna manera dará por inocente al culpable. Yahveh marcha en el huracán y en la tempestad; las nubes son el polvo de sus pies.

Otros versículos :
(Job 42:2) 2 –Reconozco que tú todo lo puedes, y que no hay plan que te sea irrealizable.
(Génesis 18:14) 14 ¿Acaso existe para Yahveh alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, después del tiempo que dura el embarazo, y Sara habrá tenido un hijo.
Krataios (1/1)
(1 de S. Pedro 5:6) 6 Humillaos bajo la poderosa mano de Dios para que él os exalte al debido tiempo.
Kratos (10/12)
(S. Lucas 1:51) 51 Hizo proezas con su brazo; esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones.
(A los Efesios 1:19) 19 y cuál la inmensurable grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la operación del dominio de su fuerza.
(A los Efesios 6:10) 10 Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.
(A los Colosenses 1:11) 11 y que seáis fortalecidos con todo poder, conforme a su gloriosa potencia, para toda perseverancia y paciencia.
(1 a Timoteo 6:16) 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver. A él sea la honra y el dominio eterno. Amén.
(1 de S. Pedro 4:11) 11 Si alguien habla, hable conforme a las palabras de Dios. Si alguien presta servicio, sirva conforme al poder que Dios le da, para que en todas las cosas Dios sea glorificado por medio de Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.
(1 de S. Pedro 5:11) 11 A él sea el dominio por los siglos. Amén.
(S. Judas 1:25) 25 al único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad desde antes de todos los siglos, ahora y por todos los siglos. Amén.
(Apocalipsis 1:6) 6 y nos constituyó en un reino, sacerdotes para Dios su Padre; a él sea la gloria y el dominio para siempre jamás. Amén.
(Apocalipsis 5:13) 13 Y oí a toda criatura que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, diciendo: “Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la bendición y la honra y la gloria y el poder por los siglos de los siglos. “

Dunatos (13/35)
(S. Mateo 19:26) 26 Jesús los miró y les dijo: –Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible.
(S. Marcos 10:27) 27 Entonces Jesús, mirándolos, les dijo: –Para los hombres es imposible; pero no para Dios. Porque para Dios todas las cosas son posibles.
(S. Marcos 14:36) 36 Decía: –¡Abba, Padre, todo es posible para ti! ¡Aparta de mí esta copa! Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres.
(A los Romanos 4:21) 21 plenamente convencido de que Dios, quien había prometido, era poderoso para hacerlo.
(A los Romanos 9:22) 22 ¿Y qué hay si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira que han sido preparados para destrucción?
(A los Romanos 11:23) 23 Y ellos también, si no permanecen en incredulidad, serán injertados; porque Dios es poderoso para injertarlos de nuevo.
(A los Romanos 14:4) 4 Tú, ¿quién eres que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie o cae; pero será afirmado, porque poderoso es el Señor para afirmarle.
(2 a los Corintios 9:8) 8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo necesario, abundéis para toda buena obra;
(2 a los Corintios 10:4) 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.
(2 a Timoteo 1:12) 12 Por esta razón padezco estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé a quien he creído, y estoy convencido de que él es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.
(A los Hebreos 11:19) 19 El consideraba que Dios era poderoso para levantar aun de entre los muertos. De allí que, hablando figuradamente, lo volvió a recibir.
Dunastes (1/3)
(1 a Timoteo 6:15) 15 A su debido tiempo la mostrará el Bienaventurado y solo Poderoso, el Rey de reyes y Señor de señores;

Dunateo (1/1)
(2 a los Corintios 13:3) 3 puesto que buscáis una prueba de que Cristo habla en mí. Y él no es débil para con vosotros, sino que es poderoso en vosotros.

Dunamis
(S. Mateo 6:13) 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. ¿Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén.¡
(S. Mateo 22:29) 29 Entonces respondió Jesús y les dijo: –Erráis porque no conocéis las Escrituras, ni tampoco el poder de Dios;
(S. Mateo 24:30) 30 Entonces se manifestará la señal del Hijo del Hombre en el cielo, y en ese tiempo harán duelo todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
(S. Mateo 26:64) 64 Jesús le dijo: –Tú lo has dicho. Además os digo: De aquí en adelante veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder, y viniendo en las nubes del cielo.
(S. Marcos 5:30) 30 De pronto Jesús, reconociendo dentro de sí que había salido poder de él, volviéndose a la multitud dijo: –¿Quién me ha tocado el manto?
(S. Marcos 12:24) 24 Entonces Jesús les dijo: –¿No es por esto que erráis, porque no conocéis las Escrituras ni tampoco el poder de Dios?
(S. Marcos 13:26) 26 Entonces verán al Hijo del Hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria.
(S. Marcos 14:62) 62 Jesús le dijo: –Yo soy. Y además, veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo.
(S. Lucas 1:35) 35 Respondió el ángel y le dijo: –El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por lo cual también el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios.
(S. Lucas 4:14) 14 Entonces Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y su fama se difundió por toda la tierra de alrededor.
(S. Lucas 5:17) 17 Y aconteció en uno de esos días que Jesús estaba enseñando, y estaban sentados allí unos fariseos y maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea, de Judea y Jerusalén. El poder del Señor estaba con él para sanar.
(S. Lucas 6:19) 19 y toda la gente procuraba tocarle; porque salía poder de él, y sanaba a todos.
(S. Lucas 8:46) 46 Jesús dijo: –Alguien me ha tocado, porque yo sé que ha salido poder de mí.
(S. Lucas 21:27) 27 Entonces verán al Hijo del Hombre viniendo en una nube, con poder y gran gloria.
(S. Lucas 22:69) 69 Pero de ahora en adelante, el Hijo del Hombre estará sentado a la diestra del poder de Dios.
(Hechos de los Apóstoles 10:38) 38 Me refiero a Jesús de Nazaret, y a cómo Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder. El anduvo haciendo el bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
(A los Romanos 1:4) 4 y quien fue declarado Hijo de Dios con poder según el Espíritu de santidad por su resurrección de entre los muertos–, Jesucristo nuestro Señor.
(A los Romanos 1:16) 16 Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
(A los Romanos 1:20) 20 Porque lo invisible de él –su eterno poder y deidad– se deja ver desde la creación del mundo, siendo entendido en las cosas creadas; de modo que no tienen excusa.
(A los Romanos 15:13) 13 Que el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en la esperanza por el poder del Espíritu Santo.
(1 a los Corintios 1:18) 18 Porque para los que se pierden, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios.
(1 a los Corintios 1:24) 24 Pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios.
(1 a los Corintios 2:4-5) 4 Ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
(1 a los Corintios 5:4) 4 En el nombre de nuestro Señor Jesús, reunidos vosotros y mi espíritu con el poder de nuestro Señor Jesús,
(1 a los Corintios 6:14) 14 Pues como Dios levantó al Señor, también a nosotros nos levantará por medio de su poder .
(2 a los Corintios 4:7) 7 Con todo, tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.
(2 a los Corintios 6:7) 7 en palabra de verdad, en poder de Dios, por medio de armas de justicia a derecha y a izquierda;
(2 a los Corintios 12:9) 9 y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.” Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.
(2 a los Corintios 13:4) 4 Porque fue crucificado en debilidad, pero vive por el poder de Dios. Pues nosotros también somos débiles en él, pero viviremos con él por el poder de Dios para con vosotros.
(A los Efesios 1:19) 19 y cuál la inmensurable grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la operación del dominio de su fuerza.
(A los Efesios 1:21) 21 por encima de todo principado, autoridad, poder , señorío y todo nombre que sea nombrado, no sólo en esta edad sino también en la venidera.
(A los Efesios 3:7) 7 De éste llegué a ser ministro, conforme a la dádiva de la gracia de Dios que me ha sido conferida, según la acción de su poder.
(A los Efesios 3:16) 16 a fin de que, conforme a las riquezas de su gloria, os conceda ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior;
(A los Efesios 3:20) 20 Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros,
(A los Filipenses 3:10) 10 Anhelo conocerle a él y el poder de su resurrección, y participar en sus padecimientos, para ser amoldado juntamente con él en su muerte;
(A los Colosenses 1:11) 11 y que seáis fortalecidos con todo poder , conforme a su gloriosa potencia, para toda perseverancia y paciencia.
(A los Colosenses 1:29) 29 Por esto mismo yo trabajo, esforzándome según su potencia que obra poderosamente en mí.
(2 a Timoteo 1:7) 7 Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
(A los Hebreos 1:3) 3 El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder. Y cuando había hecho la purificación de nuestros pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.
(1 de S. Pedro 1:5) 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final.
(2 de S. Pedro 1:3) 3 Su divino poder nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad por medio del conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia.
(2 de S. Pedro 1:16) 16 Porque os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no siguiendo fábulas artificiosas, sino porque fuimos testigos oculares de su majestad.
(Apocalipsis 4:11) 11 “Digno eres tú, oh Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas.”
(Apocalipsis 5:12) 12 Y decían a gran voz: “Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.”
(Apocalipsis 7:12) 12 “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. ¡Amén!”
(Apocalipsis 11:17) 17 diciendo: “Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, que eres y que eras, porque has asumido tu gran poder, y reinas.
(Apocalipsis 12:10) 10 Oí una gran voz en el cielo que decía: “¡Ahora ha llegado la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo! Porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.
(Apocalipsis 15:8) 8 El templo se llenó de humo por la gloria de Dios y por su poder, y nadie podía entrar en el templo hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.
(Apocalipsis 19:1) 1 Después de estas cosas, oí como la gran voz de una enorme multitud en el cielo, que decía: “¡Aleluya! La salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios.

Dunamai (9/210)
(S. Mateo 3:9) 9 y no penséis decir dentro de vosotros: “A Abraham tenemos por padre.’ Porque yo os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham.
(S. Marcos 2:7) 7 –¿Por qué habla éste así? ¡Blasfema! ¿Quién puede perdonar pecados, sino uno solo, Dios?
(S. Lucas 3:8) 8 Producid, pues, fruto digno de arrepentimiento y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: “A Abraham tenemos por padre.” Porque os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham.
(S. Lucas 5:12) 12 Aconteció que, estando Jesús en una de las ciudades, he aquí había un hombre lleno de lepra. El vio a Jesús, y postrándose sobre su rostro, le rogó diciendo: –Señor, si quieres, puedes limpiarme.
(S. Lucas 5:21) 21 Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a razonar diciendo: –¿Quién es éste, que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?
(A los Efesios 3:20) 20 Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros,
(A los Filipenses 3:21) 21 El transformará nuestro cuerpo de humillación para que tenga la misma forma de su cuerpo de gloria, según la operación de su poder, con que puede sujetar también a sí mismo todas las cosas.
(A los Hebreos 7:25) 25 Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos.
(S. Judas 1:24) 24 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída y para presentaros irreprensibles delante de su gloria con grande alegría;

Iskuros (3/27)
(S. Mateo 3:11) 11 Yo, a la verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. El os bautizará en el Espíritu Santo y fuego.
(S. Lucas 3:16) 16 Juan respondió a todos, diciendo: –Yo, a la verdad, os bautizo en agua. Pero viene el que es más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado. El os bautizará en el Espíritu Santo y fuego.
(Apocalipsis 18:8) 8 Por eso, en un solo día le sobrevendrán las plagas: muerte, llanto y hambre. Y será quemada con fuego, porque fuerte es el Señor Dios quien la juzga.

Iskus (5/11)
(A los Efesios 1:19) 19 y cuál la inmensurable grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la operación del dominio de su fuerza.
(A los Efesios 6:10) 10 Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.
(2 a los Tesalonicenses 1:9) 9 Ellos serán castigados con eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder ,
(Apocalipsis 5:12) 12 Y decían a gran voz: “Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.”
(Apocalipsis 7:12) 12 “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. ¡Amén!”

Concordancia – Inicio