Concordancia_44

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

protección (ayuda)

Metsudah (7/24)
(2 de Samuel 22:2) 2 “Yahveh es mi roca, mi fortaleza y mi libertador.
(Salmos 18:2) 2 Yahveh es mi roca, mi fortaleza y mi libertador. Mi Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el cuerno de mi liberación y mi baluarte.
(Salmos 31:2-3) 2 Inclina a mí tu oído; líbrame pronto. Sé tú mi roca fuerte, mi fortaleza para salvarme. 3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, por amor de tu nombre me guiarás y me encaminarás.
(Salmos 71:3) 3 Sé tú mi roca fuerte a donde recurra yo continuamente. Has mandado que yo sea librado, porque tú eres mi roca y mi fortaleza .
(Salmos 91:2) 2 Diré yo a Yahveh: “¡Refugio mío y castillo mío, mi Dios en quien confío!”
(Salmos 144:2) 2 Misericordia mía y castillo mío; mi refugio y mi libertador; mi escudo, en quien he confiado; el que sujeta los pueblos debajo de mí.

Machseh (14/20)
(Salmos 14:6) 6 Del consejo del pobre os habéis mofado, pero Yahveh es su refugio.
(Salmos 46:1) 1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
(Salmos 61:3) 3 Porque tú me has sido refugio y torre fortificada delante del enemigo.
(Salmos 62:7) 7 Dios es mi salvación y mi gloria; en Dios está la roca de mi fortaleza y mi refugio.
(Salmos 62:8) 8 Oh pueblos, esperad en él en todo tiempo; derramad delante de él vuestro corazón, porque Dios es nuestro refugio . (Selah)
(Salmos 71:7) 7 Para muchos he sido objeto de asombro, pero tú eres mi fuerte refugio.
(Salmos 73:28) 28 En cuanto a mí, la cercanía de Dios constituye el bien. En el Señor Yahveh he puesto mi refugio para contar todas tus obras.
(Salmos 91:2) 2 Diré yo a Yahveh: “¡Refugio mío y castillo mío, mi Dios en quien confío!”
(Salmos 91:9) 9 Porque a Yahveh, que es mi refugio, al Altísimo, has puesto como tu morada,
(Salmos 94:22) 22 Pero Yahveh ha sido mi refugio; mi Dios ha sido la roca de mi confianza.
(Salmos 142:5) 5 A ti clamo, oh Yahveh. Digo: “Tú eres mi refugio y mi porción en la tierra de los vivientes.”
(Isaías 25:4) 4 Porque has sido fortaleza para el pobre, una fortaleza para el necesitado en su aflicción, protección en la tormenta y sombra en el calor; porque el ímpetu de los tiranos es como una tormenta contra el muro.
(Jeremías 17:7) 7 “Bendito el hombre que confía en Yahveh, y cuya confianza es Yahveh.
(Joel 3:16) 16 Yahveh ruge desde Sion y da su voz desde Jerusalén. Tiemblan los cielos y la tierra, pero Yahveh es refugio para su pueblo y fortaleza para los hijos de Israel.

Kanaph (7/99)
(Rut 2:12) 12 ¡Que Yahveh premie tu acción! Que tu recompensa sea completa de parte de Yahveh Dios de Israel, ya que has venido a refugiarte bajo sus alas.
(Salmos 17:8) 8 Guárdame como a la niña de tu ojo; escóndeme bajo la sombra de tus alas
(Salmos 36:7) 7 ¡cuán preciosa es, oh Dios, tu bondad! Por eso los hijos del hombre se refugian bajo la sombra de tus alas.
(Salmos 57:1) 1 Ten misericordia de mí, oh Dios; ten misericordia de mí, porque en ti ha confiado mi alma. En la sombra de tus alas me ampararé, hasta que pasen las calamidades.
(Salmos 61:4) 4 Que yo habite en tu tabernáculo para siempre, y me refugie al amparo de tus alas. (Selah)
(Salmos 63:7) 7 Porque tú eres mi socorro, bajo la sombra de tus alas cantaré de gozo.
(Salmos 91:4) 4 Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas te refugiarás; escudo y defensa es su verdad.

Migdal (3/51)
(Salmos 61:3) 3 Porque tú me has sido refugio y torre fortificada delante del enemigo.
(Proverbios 18:10) 10 Torre fortificada es el nombre de Yahveh; el justo correrá a ella y estará a salvo.
(Miqueas 4:8) 8 Y tú, oh torre del rebaño, colina {Lit., Ofel} de la hija de Sion, a ti vendrá el gobierno de antaño; el reino vendrá a la hija de Jerusalén.”

Magen (21/60)
(Génesis 15:1) 1 Después de estas cosas vino la palabra de Yahveh a Abram en visión, diciendo: –No temas, Abram. Yo soy tu escudo, y tu galardón será muy grande.
(Deuteronomio 33:29) 29 ¡Bienaventurado eres tú, oh Israel! ¿Quién como tú, oh pueblo salvo por Yahveh, escudo de tu socorro y espada de tu excelencia? Tus enemigos tratarán de engañarte, pero tú pisotearás sus lugares altos.”
(2 de Samuel 22:3) 3 Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el cuerno de mi liberación, mi baluarte, mi refugio y mi salvador. Tú me salvas de la violencia.
(2 de Samuel 22:31) 31 “Perfecto es el camino de Dios; probada es la palabra de Yahveh. El es escudo a todos los que en él se refugian.
(2 de Samuel 22:36) 36 “Me has dado el escudo de tu salvación; tu condescendencia me ha engrandecido.
(Salmos 3:3) 3 Pero tú, oh Yahveh, eres escudo alrededor de mí; eres mi gloria y el que levanta mi cabeza.
(Salmos 7:10) 10 Mi escudo está en Dios, quien salva a los de recto corazón.
(Salmos 18:2) 2 Yahveh es mi roca, mi fortaleza y mi libertador. Mi Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo , el cuerno de mi liberación y mi baluarte.
(Salmos 18:30) 30 Perfecto es el camino de Dios; probada es la palabra de Yahveh. El es escudo a todos los que en él se refugian.
(Salmos 18:35) 35 Me has dado el escudo de tu salvación; tu mano derecha me ha sustentado, y tu condescendencia me ha engrandecido.
(Salmos 28:7) 7 Yahveh es mi fuerza y mi escudo; en él esperó mi corazón. Fui ayudado, y se gozó mi corazón; con mi canción le alabaré.
(Salmos 33:20) 20 Nuestra alma espera en Yahveh: El es nuestra ayuda y nuestro escudo.
(Salmos 59:11) 11 No los mates, para que mi pueblo no se olvide. Hazles andar errantes, por tu poder. Abátelos, oh Yahveh, escudo nuestro.
(Salmos 84:9) 9 Mira, oh Dios, escudo nuestro; pon tu vista en el rostro de tu ungido.
(Salmos 84:11) 11 Porque sol y escudo es Yahveh Dios; gracia y gloria dará Yahveh. No privará del bien a los que andan en integridad.
(Salmos 89:18) 18 ¡Yahveh es nuestro escudo! ¡Nuestro Rey es el Santo de Israel!
(Salmos 115:9-11) 9 ¡Oh Israel, confía en Yahveh! El es su ayuda y su escudo. 10 ¡Oh casa de Aarón, confía en Yahveh! El es su ayuda y su escudo. 11 ¡Los que teméis a Yahveh, confiad en Yahveh! El es su ayuda y su escudo.
(Salmos 119:114) 114 Mi refugio y mi escudo eres tú; en tu palabra he puesto mi esperanza.
(Proverbios 2:7) 7 El atesora eficiente sabiduría para los rectos; es el escudo de los que caminan en integridad.
(Proverbios 30:5) 5 Probada es toda palabra de Dios; él es escudo a los que en él se refugian.

Misgab (14/16)
(2 de Samuel 22:3) 3 Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el cuerno de mi liberación, mi baluarte, mi refugio y mi salvador. Tú me salvas de la violencia.
(Salmos 9:9) 9 Yahveh será un alto refugio para el oprimido, un refugio en los tiempos de angustia.
(Salmos 18:2) 2 Yahveh es mi roca, mi fortaleza y mi libertador. Mi Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el cuerno de mi liberación y mi baluarte.
(Salmos 46:7) 7 Yahveh de los Ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. (Selah)
(Salmos 46:11) 11 Yahveh de los Ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. (Selah)
(Salmos 48:3) 3 Dios es conocido por refugio en sus palacios.
(Salmos 59:9) 9 Fortaleza mía, en ti esperaré; porque Dios es mi alto refugio.
(Salmos 59:17) 17 Fortaleza mía, a ti cantaré salmos; porque Dios es mi alto refugio, el Dios que tiene misericordia de mí.
(Salmos 62:2) 2 Sólo él es mi roca y mi salvación; él es mi refugio; no seré grandemente movido.
(Salmos 62:6) 6 Sólo él es mi roca y mi salvación; es mi alto refugio; no seré movido.
(Salmos 94:22) 22 Pero Yahveh ha sido mi refugio; mi Dios ha sido la roca de mi confianza.
(Salmos 144:2) 2 Misericordia mía y castillo mío; mi refugio y mi libertador; mi escudo, en quien he confiado; el que sujeta los pueblos debajo de mí.
Ganan (3/8)
(Isaías 31:5) 5 Como los pájaros que revolotean, así defenderá Yahveh de los Ejércitos a Jerusalén. La defenderá y la auxiliará, la preservará y la rescatará.”
(Zacarías 9:15) 15 Yahveh de los Ejércitos los protegerá , y ellos devorarán y pisotearán las piedras de la honda. Beberán sangre como si fuera vino, y se llenarán como un tazón y como los bordes del altar.
(Zacarías 12:8) 8 “En aquel día Yahveh defenderá a los habitantes de Jerusalén. El que sea débil entre ellos, en aquel día será delante de ellos como David. Y la casa de David será delante de ellos como Dios, como el ángel de Yahveh.

Sether (5/38)
(Salmos 31:20) 20 En el refugio de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre. En un tabernáculo los guardarás de las contiendas de la lengua.
(Salmos 32:7) 7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia y con cánticos de liberación me rodearás. (Selah)
(Salmos 61:4) 4 Que yo habite en tu tabernáculo para siempre, y me refugie al amparo de tus alas. (Selah )
(Salmos 91:1) 1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Todopoderoso.
(Salmos 119:114) 114 Mi escondedero y mi escudo eres tú; en tu palabra he esperado.

Sathar (5/83)
(Salmos 17:8) 8 Guárdame como a la niña de tu ojo; escóndeme bajo la sombra de tus alas
(Salmos 27:5) 5 Porque en su enramada me esconderá en el día del mal; me ocultará en lo reservado de su tabernáculo; me pondrá en alto sobre una roca.
(Salmos 31:20) 20 En el refugio de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre. En un tabernáculo los guardarás de las contiendas de la lengua.
(Salmos 64:2) 2 Escóndeme del consejo secreto de los malhechores, del tumulto de los que obran iniquidad.
(Jeremías 36:26) 26 Al contrario, el rey mandó a Jerameel hijo del rey, a Seraías hijo de Azriel y a Selemías hijo de Abdeel que prendiesen al escriba Baruc y al profeta Jeremías. Pero Yahveh los escondió.

Tsel (9/49)
(Salmos 17:8) 8 Guárdame como a la niña de tu ojo; escóndeme bajo la sombra de tus alas
(Salmos 36:7) 7 ¡cuán preciosa es, oh Dios, tu bondad! Por eso los hijos del hombre se refugian bajo la sombra de tus alas.
(Salmos 57:1) 1 Ten misericordia de mí, oh Dios; ten misericordia de mí, porque en ti ha confiado mi alma. En la sombra de tus alas me ampararé, hasta que pasen las calamidades.
(Salmos 63:7) 7 Porque tú eres mi socorro, bajo la sombra de tus alas cantaré de gozo.
(Salmos 91:1) 1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Todopoderoso.
(Isaías 25:4) 4 Porque has sido fortaleza para el pobre, una fortaleza para el necesitado en su aflicción, protección en la tormenta y sombra en el calor; porque el ímpetu de los tiranos es como una tormenta contra el muro.
(Isaías 49:2) 2 Hizo de mi boca una espada puntiaguda; me cubrió con la sombra de su mano. Hizo de mí una flecha afilada; me guardó en su aljaba.
(Isaías 51:16) 16 Habiendo yo extendido los cielos y fundado la tierra, y habiendo dicho a Sion: “Tú eres mi pueblo’, pongo mis palabras en tu boca y te cubro con la sombra de mi mano.”
(Oseas 14:7) 7 Volverán y se sentarán bajo su sombra . Cultivarán el trigo y florecerán como la vid. Su fragancia será como el vino del Líbano.

Seal (5/60)
(2 de Samuel 22:2) 2 “Yahveh es mi roca, mi fortaleza y mi libertador.
(Salmos 18:2) 2 Yahveh es mi roca, mi fortaleza y mi libertador. Mi Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el cuerno de mi liberación y mi baluarte.
(Salmos 31:3) 3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, por amor de tu nombre me guiarás y me encaminarás.
(Salmos 42:9) 9 Diré a Dios: “Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué he de andar enlutado por la opresión del enemigo?”
(Salmos 71:3) 3 Sé tú mi roca fuerte a donde recurra yo continuamente. Has mandado que yo sea librado, porque tú eres mi roca y mi fortaleza.
Manos (3/8)
(2 de Samuel 22:3) 3 Dios es mi peña; en él me refugiaré. El es mi escudo, el cuerno de mi liberación, mi baluarte, mi refugio y mi salvador. Tú me salvas de la violencia.
(Salmos 59:16) 16 Pero yo cantaré a tu poder y alabaré de mañana tu misericordia; porque fuiste para mí un alto refugio y un amparo en el día de mi angustia.
(Jeremías 16:19) 19 Oh Yahveh, fortaleza mís y refugio mío en el tiempo de la aflicción, a ti vendrán naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho.

Meonah (1/9)
(Deuteronomio 33:27) 27 El eterno Dios es tu refugio, y acá abajo los brazos eternos; él echó de delante de ti el enemigo, y dijo: Destruye.

Lithos (10/60)
(S. Mateo 21:42) 42 Jesús les dijo: –¿Nunca habéis leído en las Escrituras? La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo. De parte del Señor sucedió esto, y es maravilloso en nuestros ojos.
(S. Mateo 21:44) 44 El que caiga sobre esta piedra será quebrantado, y desmenuzará a cualquiera sobre quien ella caiga.
(S. Lucas 20:17-18) 17 Pero él, mirándolos, les dijo: –¿Qué, pues, es esto que está escrito: La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo? 18 Cualquiera que caiga sobre aquella piedra será quebrantado, y desmenuzará a cualquiera sobre quien ella caiga.
(Hechos de los Apóstoles 4:11) 11 El es la piedra rechazada por vosotros los edificadores, la cual ha llegado a ser cabeza del ángulo.
(A los Romanos 9:32-33) 32 ¿Por qué? Porque no era por fe, sino por obras. Tropezaron en la piedra de tropiezo, 33 como está escrito: He aquí pongo en Sion una piedra de tropiezo y una roca de escándalo; y aquel que cree en él no será avergonzado.
(1 de S. Pedro 2:6-8) 6 Por esto contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la Piedra del ángulo, escogida y preciosa. Y el que cree en él jamás será avergonzado. 7 De manera que, para vosotros que creéis, es de sumo valor; pero para los que no creen: La piedra que desecharon los edificadores, éstahttp://dev.losnavegantes.net/herramientas/concordancia-caracter/
fue hecha cabeza del ángulo, 8 y: piedra de tropiezo y roca de escándalo. Aquéllos tropiezan, siendo desobedientes a la palabra, pues para eso mismo fueron destinados.

Petra (4/16)
(A los Romanos 9:33) 33 como está escrito: He aquí pongo en Sion una piedra de tropiezo y una roca de escándalo; y aquel que cree en él no será avergonzado.
(1 a los Corintios 10:4) 4 Todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo.
(1 de S. Pedro 2:8) 8 y: piedra de tropiezo y roca de escándalo. Aquéllos tropiezan, siendo desobedientes a la palabra, pues para eso mismo fueron destinados.

Concordancia – Inicio