Concordancia_47

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

reposo

Nuach (26/41)
(Génesis 2:15) 15 Tomó, pues, Yaveh Dios al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivase y lo guardase.
(Éxodo 33:14) 14 Yaveh le dijo: –Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.
(Deuteronomio 3:20) 20 hasta que Yaveh dé reposo a vuestros hermanos, así como a vosotros, y ellos también tomen posesión de la tierra que Yaveh vuestro Dios les da al otro lado} del Jordán. Entonces volveréis cada uno a la heredad que yo os he dado.’
(Deuteronomio 12:10) 10 Pero cruzaréis el Jordán y habitaréis en la tierra que Yaveh vuestro Dios os hace heredar, y él os dará reposo de todos vuestros enemigos de alrededor; y habitaréis seguros.
(Deuteronomio 25:19) 19 Sucederá que cuando Yaveh tu Dios te haya dado reposo de todos tus enemigos de alrededor, en la tierra que Yaveh tu Dios te da por heredad para que tomes posesión de ella, entonces borrarás de debajo del cielo la memoria de Amalec. ¡No te olvides!
(Josué 1:13) 13 –Acordaos de lo que os mandó Moisés, siervo de Yaveh, diciendo: “Yaveh vuestro Dios os ha dado reposo y os ha dado esta tierra.
(Josué 1:15) 15 hasta que Yaveh haya dado reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y ellos también tomen posesión de la tierra que les da Yaveh vuestro Dios. Después volveréis a la tierra que tenéis como posesión, que os ha dado Moisés, siervo de Yaveh, a este lado del Jordán, donde se levanta el sol.”
(Josué 21:44) 44 Y Yaveh les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres. Ninguno de sus enemigos pudo resistirles, porque Yaveh entregó en su mano a todos sus enemigos.
(Josué 22:4) 4 Ahora que Yaveh vuestro Dios ha dado reposo a vuestros hermanos, como les había prometido, volved y regresad a vuestras moradas, a la tierra de vuestra posesión que Moisés siervo de Yaveh os ha dado al otro lado del Jordán.
(Josué 23:1) 1 Mucho tiempo después que Yaveh diera reposo a Israel de todos sus enemigos de alrededor, aconteció que Josué, siendo ya viejo y de edad avanzada,
(2 de Samuel 7:1) 1 Aconteció que cuando el rey habitaba ya en su casa, y Yaveh le había dado descanso de todos sus enemigos en derredor,
(2 de Samuel 7:11) 11 desde el día en que constituí jueces sobre mi pueblo Israel. Y yo te daré descanso de todos tus enemigos. ” “Además, Yaveh te declara que Yaveh te hará casa a ti.
(1 de los Reyes 5:4) 4 Pero ahora, Yaveh mi Dios me ha dado reposo por todas partes; no existe adversario ni calamidad.
(1 de Crónicas 22:9) 9 Pero he aquí, te nacerá un hijo que será un hombre pacífico, y yo le daré reposo de todos sus enemigos de alrededor. Ciertamente su nombre será Salomón, y en sus días yo daré paz y tranquilidad a Israel.
(1 de Crónicas 22:18) 18 “¿No está con vosotros Yaveh vuestro Dios? ¿No os ha dado paz por todas partes? Ciertamente él ha entregado en mi mano a los habitantes del país, y la tierra ha sido sometida delante de Yaveh y delante de su pueblo.
(1 de Crónicas 23:25) 25 David dijo: “Yaveh Dios de Israel ha dado reposo a su pueblo y habitará en Jerusalén para siempre.
(2 de Crónicas 6:41) 41 Y ahora, levántate, oh Yaveh Dios; ven al lugar de tu reposo, tú y el arca de tu poder. Tus sacerdotes, oh Yaveh Dios, sean revestidos de salvación, y tus fieles regocíjense en el bien.
(2 de Crónicas 14:6-7) 6 y edificó ciudades fortificadas en Judá, porque había tranquilidad en la tierra. En aquellos años no había guerra contra él, porque Yaveh le había dado reposo. 7 Por tanto, dijo a Judá: “Edifiquemos estas ciudades y rodeémoslas de murallas, torres, puertas y cerrojos, mientras la tierra esté ante nosotros, porque hemos buscado a Yaveh nuestro Dios. Le hemos buscado, y él nos ha dado reposo por todas partes.” Entonces edificaron y fueron prosperados.
(2 de Crónicas 15:15) 15 Todos los de Judá se alegraron por dicho juramento, porque juraron con todo su corazón. Así buscaron a Yaveh con toda su voluntad, y él se dejó hallar por ellos. Y Yaveh les dio reposo por todas partes.
(2 de Crónicas 20:30) 30 Entonces el reino de Josafat tuvo tranquilidad, porque su Dios le dio reposo por todas partes.
(Isaías 14:1) 1 Ciertamente Yaveh tendrá misericordia de Jacob y volverá a escoger a Israel. El les hará reposar en su propia tierra, y a ellos se unirán extranjeros, los cuales se adherirán a la familia de Jacob.
(Isaías 14:3) 3 Y sucederá que el día en que Yaveh te dé tregua de tu dolor, de tu desesperación y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido,
(Isaías 63:14) 14 El Espíritu de Yaveh les dio reposo , como al ganado que desciende al valle. Así condujiste a tu pueblo, conquistando para ti un nombre glorioso.
(Ezequiel 37:14) 14 Pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis. Os colocaré en vuestra propia tierra, y sabréis que yo, Yaveh, lo dije y lo hice”, dice Yaveh.
(Ezequiel 44:30) 30 Para los sacerdotes será lo mejor de todas las primicias de todo, y toda ofrenda alzada de todo lo que se ofrezca de todas vuestras ofrendas. Asimismo, daréis a los sacerdotes las primicias de vuestras masas, para hacer reposar la bendición en vuestras casas.
(Zacarías 6:8) 8 Luego me llamó y me habló diciendo: –Mira, los que salen hacia la tierra del norte han aplacado mi Espíritu en la tierra del norte.

Raga (5/13)
(Job 26:12) 12 El aquietó el mar con su poder, y con su entendimiento aniquiló a Rahab.
(Isaías 51:4) 4 “Estad atentos a mí, oh pueblo mío, y oídme, oh nación mía; porque de mí saldrá la ley, y mi mandato será para luz de los pueblos.
(Isaías 51:15) 15 Pues yo soy Yaveh tu Dios, quien agita el mar y hace rugir sus olas; Yaveh de los Ejércitos es su nombre.
(Jeremías 31:35) 35 Así ha dicho Yaveh, quien da el sol para luz del día, y la luna y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas –Yaveh de los Ejércitos es su nombre–:
(Jeremías 50:34) 34 Pero su Redentor es fuerte; Yaveh de los Ejércitos es su nombre. Ciertamente abogará por la causa de ellos para hacer reposar la tierra y turbar a los habitantes de Babilonia.

Shaqat (10/41)
(Job 34:29) 29 Si él calla, ¿quién le inculpará? Si esconde su rostro, ¿quién lo contemplará? El está igualmente sobre pueblos e individuos,
(Job 37:17) 17 Tú, cuyas ropas quedan calientes cuando la tierra es silenciada a causa del viento del sur,
(Salmos 83:1) 1 Oh Dios, no guardes silencio. No calles, oh Dios, ni permanezcas inmóvil.
(Salmos 94:13) 13 para darle tranquilidad en los días de la desgracia; en tanto que para los impíos se cava una fosa.
(Isaías 18:4) 4 Porque así me ha dicho Yaveh: “Estaré tranquilo y miraré desde mi morada, como el calor que vibra ante la luz, como una nube de rocío en el calor de la cosecha.”
(Isaías 30:15) 15 Porque así ha dicho el Señor Yaveh, el Santo de Israel: “En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en la quietud y en la confianza estará vuestra fortaleza.” Pero no quisisteis.
(Isaías 32:17) 17 El efecto de la justicia será paz; el resultado de la justicia será tranquilidad y seguridad para siempre.
(Isaías 62:1) 1 Por amor de Sion no callaré, y por amor de Jerusalén no me que daré quieto, hasta que su justicia irradie como luz, y su salvación arda como antorcha.
(Jeremías 30:10) 10 “Pero tú no temas, oh siervo mío Jacob, ni desmayes, oh Israel, dice Yaveh. Porque he aquí, yo soy el que te salva desde lejos; y a tu descendencia, de la tierra de su cautividad. Jacob volverá y estará tranquilo; estará confiado, y no habrá quien lo atemorice.
(Jeremías 46:27) 27 “Pero tú no temas, oh siervo mío Jacob, ni desmayes, oh Israel. Porque he aquí, yo soy el que te salva desde lejos; y a tu descendencia, de la tierra de su cautividad. Jacob volverá y estará tranquilo; estará confiado, y no habrá quien lo atemorice.

Anapauo (3/12)
(S. Mateo 11:28) 28 “Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré descansar.
(Apocalipsis 6:11) 11 Y a cada uno de ellos le fue dado un vestido blanco; y se les dijo que descansaran todavía un poco de tiempo, hasta que se completase el número de sus consiervos y sus hermanos que también habían de ser muertos como ellos.
(Apocalipsis 14:13) 13 Y oí una voz del cielo que decía: “Escribe: ¡Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Señor!” “Sí,” dice el Espíritu, “para que descansen de sus arduos trabajos; pues sus obras les seguirán.”

Anapausis (1/5)
(S. Mateo 11:29) 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.

Sunanapauomai (1/1)
(A los Romanos 15:32) 32 para que al llegar a vosotros con gozo por la voluntad de Dios, encuentre descanso junto con vosotros.

Anesis (1/5)
(2 a los Tesalonicenses 1:7) 7 y retribuir con descanso, junto con nosotros, a vosotros que sois afligidos. Esto sucederá cuando el Señor Jesús con sus poderosos ángeles se manifieste desde el cielo

Katapausis (8/9), Katapauo (3/4), Sabatismos (1/1)
(A los Hebreos 3:11) 11 Como juré en mi ira: “¡Jamás entrarán en mi reposo!”
(A los Hebreos 3:18) 18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no creyeron?
(A los Hebreos 4:1-11) 1 Temamos, pues, mientras permanezca aún la promesa de entrar en su reposo, no sea que alguno de vosotros parezca quedarse atrás. 2 Porque también a nosotros, como a ellos, nos han sido anunciadas las buenas nuevas; pero a ellos de nada les aprovechó oír la palabra, porque no fue acompañada con fe en los que oyeron. 3 Pero los que hemos creído sí entramos en el reposo, como él ha dicho: Como juré en mi ira: “¡Jamás entrarán en mi reposo!” aunque sus obras quedaron terminadas desde la fundación del mundo. 4 Porque en cierto lugar ha dicho así del séptimo día: Y reposó Dios en el séptimo día de todas sus obras. 5 Y otra vez dice aquí: “¡Jamás entrarán en mi reposo!” 6 Puesto que falta que algunos entren en el reposo, ya que aquellos a quienes primero les fue anunciado no entraron a causa de la desobediencia, 7 Dios ha determinado otra vez un cierto día, diciendo por medio de David: “Hoy”, después de tanto tiempo, como ya se ha dicho: Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones. 8 Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no se hablaría después de otro día. 9 Por tanto, queda todavía un reposo sabático para el pueblo de Dios. 10 El que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, así como Dios de las suyas. 11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de rehusar creer.

Concordancia – Inicio