Concordancia_58

Herramientas para Apoyarte en el Ministerio

concordancia del carácter de Dios – Samuel Edelstein

vida

Chaiyim (14/138)
(Génesis 2:7) 7 Entonces Yaveh Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser viviente.
(Deuteronomio 30:15) 15 “Mira, pues, yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal,
(Deuteronomio 30:19-20) 19 “Llamo hoy por testigos contra vosotros a los cielos y a la tierra, de que he puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tus descendientes, 20 amando a Yaveh tu Dios, escuchando su voz y siéndole fiel. Porque él es tu vida y la prolongación de tus días, para que habites en la tierra que Yaveh juró que había de dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.”
(Job 10:12) 12 Vida y misericordia me concediste, y tu cuidado guardó mi espíritu.
(Salmos 16:11) 11 Me mostrarás la senda de la vida. En tu presencia hay plenitud de gozo, delicias en tu diestra para siempre.
(Salmos 21:4) 4 Te pidió vida, y se la concediste; vida extensa, eternamente y para siempre.
(Salmos 36:9) 9 Ciertamente contigo está el manantial de la vida ; en tu luz veremos la luz.
(Salmos 133:3) 3 Es como el rocío del Hermón que desciende sobre los montes de Sion; porque allá enviará Yaveh bendición y vida eterna.
(Proverbios 14:27) 27 El temor de Yaveh es fuente de vida, para apartarse de las trampas de la muerte.
(Proverbios 19:23) 23 El temor de Yaveh es para vida; el hombre vivirá satisfecho con él y no será visitado por el mal.
(Jeremías 21:8) 8 “Y dirás a este pueblo que así ha dicho Yaveh: “He aquí, yo pongo delante de vosotros el camino de la vida y el camino de la muerte:
(Malaquías 2:5) 5 “Mi pacto con él fue de vida y de paz. Estas cosas le di, y él me temía y guardaba reverencia ante mi nombre.

Chai
(Números 14:21) 21 Sin embargo, vivo yo, y la gloria de Yaveh llena toda la tierra,
(“como yo vivo” en Nm.14:28, Is.49:18, Jer.22:44, Ez.5:11, 14:16, 18, 20, 16:48, 17:16, 19, 18:3, 20:3, 31, 34:8, 35:6, 11, 33:27)
(Deuteronomio 32:40) 40 Ciertamente levantaré mis manos a los cielos y diré: ¡Viva yo para siempre!
(Job 19:25) 25 Pero yo sé que mi Redentor vive, y que al final se levantará sobre el polvo.
(Daniel 4:34) 34 “Pero al cabo de los días, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo; y me fue devuelta la razón. Entonces bendije al Altísimo; alabé y glorifiqué al que vive para siempre. Porque su señorío es eterno, y su reino de generación en generación.
(Daniel 12:7) 7 Escuché al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río, quien alzó su mano derecha y su mano izquierda al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por un tiempo, tiempos y medio tiempo. Todas estas cosas se cumplirán cuando se acabe el quebrantamiento de la fuerza del pueblo santo.

Zoopoeio (9/12)
(S. Juan 5:21) 21 Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a los que quiere.
(S. Juan 6:63) 63 El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
(A los Romanos 4:17) 17 –como está escrito: Te he puesto por padre de muchas naciones-delante de Dios, a quien él creyó, quien vivifica a los muertos y llama a las cosas que no existen como si existieran.
(A los Romanos 8:11) 11 Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos mora en vosotros, el que resucitó a Cristo de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales mediante su Espíritu que mora en vosotros.
(1 a los Corintios 15:22) 22 Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
(2 a los Corintios 3:6) 6 El mismo nos capacitó como ministros del nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu. Porque la letra mata, pero el Espíritu vivifica.
(1 a Timoteo 6:13) 13 Te mando delante de Dios, quien da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, quien dio testimonio de la buena confesión delante de Poncio Pilato,
(1 de S. Pedro 3:18) 18 Porque Cristo también padeció una vez para siempre por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu;

Zoe (40/134)
(S. Juan 1:4) 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
(S. Juan 5:26) 26 Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también dio al Hijo el tener vida en sí mismo.
(S. Juan 5:39-40) 39 Escudriñad las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. 40 Y vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida.
(S. Juan 6:27) 27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará; porque en éste, Dios el Padre ha puesto su sello.
(S. Juan 6:33) 33 Porque el pan de Dios es aquel que desciende del cielo y da vida al mundo.
(S. Juan 6:35) 35 Jesús les dijo: –Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás.
(S. Juan 6:48) 48 Yo soy el pan de vida.
(S. Juan 6:54) 54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.
(S. Juan 10:10) 10 El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
(S. Juan 10:28) 28 Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano.
(S. Juan 11:25) 25 Jesús le dijo: –Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá.
(S. Juan 14:6) 6 Jesús le dijo: –Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
(S. Juan 17:3) 3 Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien tú has enviado.
(Hechos de los Apóstoles 3:15) 15 y matasteis al Autor de la vida , al cual Dios ha resucitado de los muertos. De esto nosotros somos testigos.
(Hechos de los Apóstoles 5:20) 20 “Id, y de pie en el templo, hablad al pueblo todas las palabras de esta vida.”
(A los Romanos 5:10) 10 Porque si, cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, cuánto más, ya reconciliados, seremos salvos por su vida.
(A los Romanos 5:17) 17 Porque si por la ofensa de uno reinó la muerte por aquel uno, cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de su gracia y la dádiva de la justicia mediante aquel uno, Jesucristo.
(A los Romanos 6:23) 23 Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.
(A los Romanos 8:2) 2 porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
(2 a los Corintios 4:10-11) 10 Siempre llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús por todas partes, para que también en nuestro cuerpo se manifieste la vida de Jesús. 11 Porque nosotros que vivimos, siempre estamos expuestos a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.
(A los Gálatas 6:8) 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne cosechará corrupción; pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.
(A los Efesios 4:18) 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, alejados de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón.
(A los Colosenses 3:4) 4 Y cuando se manifieste Cristo, vuestra vida , entonces también vosotros seréis manifestados con él en gloria.
(2 a Timoteo 1:1) 1 Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús;
(2 a Timoteo 1:10) 10 y ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús. El anuló la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio,
(A los Hebreos 7:16) 16 quien no ha sido constituido conforme al mandamiento de la ley acerca del linaje carnal, sino según el poder de una vida indestructible.
(1 de S. Juan 1:1-2) 1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 2 –la vida fue manifestada, y la hemos visto; y os testificamos y anunciamos la vida eterna que estaba con el Padre y nos fue manifestada–,
(1 de S. Juan 5:11-13) 11 Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. 13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna.
(1 de S. Juan 5:20) 20 No obstante, sabemos que el Hijo de Dios está presente y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna.
(Apocalipsis 11:11) 11 Después de los tres días y medio el aliento de vida enviado por Dios entró en ellos, y se levantaron sobre sus pies. Y un gran temor cayó sobre los que los veían.

Concordancia – Inicio